viernes, 11 de diciembre de 2015

El Servicio Militar

El Servicio Militar es un deber patriótico según la Constitución Política colombiana, que cifra su vigencia en la necesidad de que todos los colombianos contribuyan a defender y mantener la independencia, la integridad del territorio y el orden constitucional, cuando las necesidades públicas lo exijan. Constituye, a la vez, una prestación correlativa de los derechos que la Carta consagra a favor de los asociados.

Revestido de formalismos legales y constitucionales, el Servicio Militar, implica, de acuerdo con el artículo 95 Superior, el cumplimiento de unos deberes, que buscan la colaboración de los conciudadanos para el cumplimiento de las metas trazadas por el Estado, principalmente en su papel de defensa y protección a éste y a los habitantes de la República.

Los Derechos Fundamentales tienen un carácter relacional entre el fenómeno jurídico, --que en este caso sería el deber constitucional de la prestación del Servicio Militar- y la unidad interna de los bienes y la naturaleza humana, es decir, la dignidad que toda persona posee. Juan Cianciardo en su estudio sobre Los Limites de Los Derechos Fundamentales, expone dos teorías sobre el particular; la externa, que considera que los derechos son ilimitados, pero que al colegir con los demás derechos crea una limitante, y la interna, que define estos derechos como limitados por la Constitución Nacional e ilimitables en su contenido.

Si bien los derechos, y particularmente los considerados fundamentales, no se pueden desconocer en su esencia bajo ninguna situación, no se vulneran cuando se regulan para su adecuado ejercicio, ni tampoco cuando se limitan por la ley o la misma Constitución para viabilizar el cumplimiento de los deberes que la Carta le impone a las personas en beneficio de la colectividad o al servicio del Estado.

Así, un deber constitucional no puede tener prevalencia sobre los derechos constitucionales de los cuales goza, en este caso, el llamado a filas; menos aún, cuando tal deber se desarrolla en un contexto riesgoso tanto espacial como temporalmente, teniendo en cuenta el actual momento de finalización del conflicto que vive el país.


Los soldados y demás efectivos de la fuerza pública, tienen una importante labor con una alta responsabilidad que nosotros, los civiles, amparados en postulados constitucionales demandamos, pero que en ocasiones cegados por el individualismo y por los atares de la vida diaria, olvidamos los esfuerzos y el riesgo que estos hombres corren en su tarea y que adicionalmente algunos de ellos ven como sus derechos se desconocen aún por los estamentos de los cuales hacen parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada