viernes, 4 de diciembre de 2015

Francisco a África

Tres papas proceden del continente africano: Víctor I, Melquíades y Gelasio I, es decir, tres pontífices ya habían estado allí, previo a los viajes del Beato Pablo VI a Uganda en 1969, cuando la mayoría de obispos eran misioneros de origen europeo. Luego, San Juan Pablo II realizó catorce viajes entre 1980 y 2000, siendo recurrentes en todos, temas como la inculturación o llegada del mensaje evangélico a las culturas locales, la defensa de la igualdad personal y la invitación para que los fieles cristianos dieran testimonio de su fe en la esfera pública y a alejarse del animismo, una práctica religiosa no conforme con el cristianismo. Por su parte, Benedicto XVI estuvo del 17 al 23 de marzo de 2009 en Camerún y Angola y se reunió con representantes de la comunidad musulmana, felicitándolos por su buena convivencia con los cristianos y, además hizo entrega a los obispos del instrumentum laboris del Sínodo para África. Los discursos de Benedicto XVI fueron muy importantes para el futuro del <<Continente negro>>, pero la prensa únicamente hizo eco de la polémica desatada por las declaraciones del pontífice –ahora emérito- en el vuelo desde Roma, pues en respursta a una pregunta sobre el sida, dijo que esta enfermedad “no se superará con la distribución de preservativos” y que estos no hacen sino “aumentar los problemas”, añadiendo que “el único camino eficaz que podía conducir a una solución del problema sería la renovación espiritual y humana del sentido de la sexualidad humana”, lo cual a la gente no le llamó la atención.

Ahora, del 25 al 30 de noviembre, Francisco se convierte en el cuarto Papa en viajar a África, pues su agenda contempla visitas a Kenia, Uganda y a la República Centroafricana.

El Papa saldrá del aeropuerto romano de Fiumicino hacia Nairobi y aterrizará en la capital keniota. Después de la ceremonia de bienvenida y el encuentro con el Presidente de la República en la State House, pronunciará un discurso ante las autoridades y el cuerpo diplomático.

Su agenda incluye un encuentro interreligioso y ecuménico en la nunciatura apostólica de Nairobi, celebrará la santa misa en el campus de la universidad y por la tarde encontrará al clero, a los religiosos, religiosas y seminaristas en el campo deportivo de la escuela de Santa María. La jornada concluirá con la visita del Papa a la UNON (Oficina de las Naciones Unidas en Nairobi).

El viernes 27, por la mañana, Francisco irá a la barriada de Kangemi y más tarde encontrará a los jóvenes keniotas en el estadio Kasarani. Después, en una sala del mismo estadio, verá a los obispos del país. Desde allí se trasladará al aeropuerto Jomo Kenyatta para desplazarse a Entebbe (Uganda); efectuará una visita de cortesía al Presidente ugandés en la State Househead, acabada la cual, pronunciará un discurso ante las autoridades y el cuerpo diplomático. La primera jornada del Papa en Uganda concluirá con su visita a Munyonyo donde saludará a los catequistas y profesores.

El sábado, 28 de noviembre, irá primero al santuario anglicano de los mártires de Namugongo y después al santuario católico donde celebrará la santa misa por los mártires de Uganda. Por la tarde tendrá lugar su encuentro con los jóvenes en el Kokolo Air Strip de Kampala, la visita a la casa de caridad de Nalukolongo y los encuentros con los obispos de Uganda (en el arzobispado) y con los sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas (en la catedral).

El domingo, 29 de noviembre, Francisco se despedirá de Uganda y emprenderá el viaje en avión a la República Centroafricana, en cuya capital, Bangui y efectuará una visita de cortesía al Presidente del Estado de transición en el palacio presidencial de La Renaissance donde también encontrará a la clase dirigente y al cuerpo diplomático. Desde allí se trasladará a un campo de refugiados y, finalizada esta visita, encontrará a los obispos de la República Centroafricana, Más tarde en la Facultad de Teología Evangélica de Bangui (FATEB), saludará a las Comunidades Evangélicas, celebrará la Santa Misa en la catedral de Bangui y confesará a varios jóvenes antes de dar inicio a una vigilia de oración.

Hace tan solo dos semanas, después de rezar el Ángelus el Papa hizo un llamamiento por los ''dolorosos episodios que en estos últimos días han recrudecido la delicada situación de la República Centroafricana''. El gobierno de Francia recomendó esta semana al Vaticano evitar el paso del líder católico en la República Centroafricana, porque los militares de ese país se negaron a garantizar la seguridad de los fieles.

''Hago un llamamiento a las partes involucradas -dijo el Pontífice- para que se ponga fin a este ciclo de violencias. Estoy espiritualmente cercano a los Padres Combonianos de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima en Bangui, que acogen numerosos refugiados. Expreso mi solidaridad a la Iglesia, a las otras confesiones religiosas y a la entera nación Centroafricana, sometida a pruebas tan duras, mientras realizan todo tipo de esfuerzo para superar las divisiones y retomar el camino de la paz''.

''Para manifestar la cercanía orante de toda la Iglesia a esta nación tan afligida y atormentada, y exhortar a todos los centroafricanos a ser cada vez más testigos de misericordia y de reconciliación, el domingo 29 de noviembre tengo intención de abrir la Puerta Santa de la catedral de Bangui, durante el viaje apostólico que espero cumplir en aquella nación''.

Es que la situación en la República Centroafricana es inestable y el gobierno de transición es apoyado por unos 900 soldados franceses que forman parte de la operación Sangaris. A estos se suman otros nueve mil soldados y mil 500 policías, enviados por la ONU, como parte de la misión Minusca; todo esto para contener a grupos extremistas como el musulmán Seleka y Anti-Balaka, formados por cristianos y animistas.

El 30 de noviembre encontrará a la comunidad musulmana en la mezquita central de Koudoukou en Bangui y celebrará la santa misa en el estadio del complejo deportivo Barthélémy Boganda y al terminar, regresará a Roma.


Se trata de la gira apostólica número 11 del Papa Francisco, con la que cubrirá su cuarto continente luego de estar en Europa, América y Asia. Sólo le restaría visitar Oceanía, sin embargo, el mensaje de Cristo, que es el de la Iglesia, ya es universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada