viernes, 21 de julio de 2017

El papa Francisco y China

Cumple ya sesenta años la denominada “Iglesia patriótica China”, una creación del régimen comunista que se origina en 1957, cuando surgió un organismo oficial para coordinar y gestionar las funciones y  nombramientos de todos los obispos de China bajo el nombre de “Asociación Católica Patriótica China (CCPA)”, que tiene lo que algunos han calificado como una agenda “anti-vaticanista”, aunque, sin embargo el Secretario de Estado de la Santa Sede ha avanzado en sus relaciones, para que la denominada “Iglesia clandestina”, es decir, la que está en comunión con Roma, pueda actuar libremente y sin ninguna señal de acoso o apremio por parte de las autoridades gubernamentales, aunque los argumentos de éste son que existen 19 seminarios aprobados por el gobierno, en los que estudian más de 1300 seminaristas; que hay más de 138 diócesis y que los católicos son más de doce millones.



Sin embargo, hace ya diez años, Catholicnet señalaba que “…hay obispos de la Asociación Patriótica que están en plena comunión con Roma. Otros, en cambio, están bajo el poder político y tienen serias dificultades para llegar a la plena comunión con el Papa y con la Iglesia universal. Por su parte, la Iglesia clandestina sufre continuas persecuciones y vive en condiciones muy difíciles”, lo cual es una realidad.

El papa Benedicto XVI el 27 de mayo de 2007, escribió una Carta a los obispos, presbíteros, personas consagradas y fieles laicos de la Iglesia Católica en la República Popular China. Ese documento llama la atención sobre los aspectos teológicos de la situación de la Iglesia en China, particularmente afectada por tres elementos: “Globalización, modernidad y ateísmo”, en el que advierte, por una parte se advierte, especialmente entre los jóvenes, un creciente interés por la dimensión espiritual y trascendente de la persona humana, con el consiguiente interés por la religión, particularmente por el cristianismo. Por otra, también se ve en China la tendencia al materialismo y al hedonismo, que desde las grandes ciudades se están difundiendo dentro del País.

El papa emérito también señaló la necesidad y disponibilidad para un diálogo respetuoso y constructivo, así como la comunión entre las Iglesias particulares en la Iglesia universal, buscando el perdón, la reconciliación y las relaciones que se han de vivir en la verdad y en la caridad, sin dejar de lado sus observaciones sobre los obispos chinos y el nombramiento de prelados, el gobierno de las parroquias y la administración de sacramentos

El 24 de mayo, que está dedicado a la fiesta litúrgica de la Santísima Virgen María, Auxilio de los Cristianos —y que es venerada con tanta devoción en el santuario mariano de Sheshan en Shanghai (Basílica menor designada por pío XII)—,fue establecido por Benedicto XVI como el día universal de la oración por China y, por eso el papa Francisco, este año 2017, por primera vez durante su pontificado, emitió este 2017 un tuit bajo los siguientes términos, en los cuales se aprecia su preocupación por el futuro del cristianismo en esta extensa porción de Asia: “Oremos por los católicos de China, encomendémonos a María para obtener la gracia de soportar y vencer las dificultades con paciencia y amor”.

Cuando en diciembre de 2016 visité China y la basílica citada, coincidencialmente el Santo Padre, con motivo del Año Nuevo chino de 2016 (año del mono), concedió una amplia entrevista, en inglés, al periódico online Asia Times de Hong Kong y de ésta pude extractar algunas frases sobre el gigante asiático, que nos muestran ese espíritu de reconciliación y cercanía del Papa Francisco con la humanidad:
  • 1.       China posee la capacidad de ofrecer trabajo, tanto en el campo como en la ciudad. 
  • 2.       Cuando un pueblo se mueve hacia adelante, esto no me preocupa porque significa que están haciendo historia. Y yo creo que el pueblo chino se está moviendo hacia adelante y esta es su grandeza...
  • 3.       Cuando uno se responsabiliza del propio camino, aceptándolo por lo que es, la riqueza histórica y cultural emerge, incluso en los momentos difíciles...
  • 4.       Debemos encontrar el camino, siempre a través del diálogo; No hay otra manera.
  • 5.       Deseo expresar mi esperanza de que nunca pierden la conciencia histórica de ser un pueblo grande, con una gran historia de sabiduría, y de que tienen mucho que ofrecer al mundo. El mundo mira a esta gran sabiduría vuestra. 
  • 6.       Dialogar no significa rendirse.
  • 7.       El diálogo significa: mira, hemos llegado a este punto, podemos estar de acuerdo o no, pero vamos a caminar juntos; esto es lo que significa construir.
  • 8.       El envejecimiento de la población...ocurre en muchos lugares....Tal vez detrás de esto existe el temor o la percepción errónea, no simplemente de quedarse atrás, sino de que vamos a caer en la miseria, por lo tanto, no vamos a tener hijos. ...Hay otras sociedades que han optado por lo contrario.
  • 9.       El hombre tiende a comunicar, una civilización tiende a comunicarse. Es evidente que cuando la comunicación se produce en un tono agresivo... puede haber conflictos.
  • 10.    El miedo nunca es un buen consejero... Y es obvio que tanta cultura y tanta sabiduría, y además, tantos conocimientos técnicos no pueden permanecer encerrados dentro de un país: tienden a ampliarse, a difundirse, a comunicar.
  • 11.    El mundo occidental, el mundo oriental y China tienen la capacidad de mantener el equilibrio de la paz y la fuerza para hacerlo.
  • 12.    El problema para China de no tener hijos debe ser muy doloroso; debido a que la pirámide está invertida y más tarde un niño tendrá que soportar la carga de su padre, madre, abuelo y abuela. Y esto es agotador, exigente, desorientador. No es la manera natural.
  • 13.    Es necesario entablar un diálogo con China, porque es una acumulación de sabiduría y de historia.
  • 14.    Es necesario reconocer la grandeza del pueblo chino, que siempre ha mantenido su cultura.
  • 15.    La cultura y la humanidad no pueden cortarse en trozos pequeños.
  • 16.    La historia de un pueblo es siempre un camino. La gente a veces camina rápidamente, a veces más lentamente, a veces se hace una pausa, a veces se equivoca y va hacia atrás un poco, o toma el camino equivocado y tiene que volver sobre sus pasos para seguir de la manera correcta.
  • 17.    La realidad debe ser aceptada venga de donde venga.
  • 18.    Los países que han sufrido apuestan por los jóvenes.
  • 19.    Para mí, China ha sido siempre un punto de referencia de la grandeza.
  • 20.    Todos los pueblos deben reconciliarse con su historia como su propio camino, con sus aciertos y sus errores.
  • 21.    Yo creo que la gran riqueza de la China de hoy radica en que mira al futuro desde un presente que se sustenta en la memoria de su pasado cultural.


Ese es el mensaje, memoria del pasado, fuerza del presente y compromiso con el futuro; ya Juan pablo II lo menciona en la Novo Millenio ineunte y aquí Francisco ve la gran riqueza de China, la realidad, el punto de referencia de la grandeza, pero a su vez, el camino para que algún día, sin miedo, se pueda libremente ejercer la fe y el diálogo para el equilibrio de la paz y la fuerza para hacerlo.

miércoles, 19 de julio de 2017

El papa Francisco y el deporte: El portero de las almas


El papa Francisco, siendo un niño, jugaba baloncesto en los patios de su escuela y luego, peloteaba ese balón por la calle y dedicaba otro tiempo a ese deporte si llegaba con pocas tareas qué hacer a su casa; pero también le gustaba apreciar los encuentros de boxeo, ese pugilismo argentino que ha sido, junto con el fútbol y el polo, uno de los que más logros le ha dado a ese país austral, pues con él se han obtenido, durante la era de Bergoglio, 24 medallas olímpicas, dos de oro en Ámsterdam -1928 con Víctor Avendaño y Arturo Rodríguez Jurado; dos de oro en Los Ángeles - 1932 con Carmelo Robledo y Alberto Lovell; una en Berlín - 1936 con Óscar Casanovas; dos en Londres – 1948 con Rafael Iglesias y Pascual Pérez; así como medallas de plata dos en París – 1924 con Alfredo Copello y Héctor Méndez; dos en Ámsterdam – 1928 con Raúl Landini y Víctor Peralta; una en Los Ángeles – 1932 con Amado Azar; una en Berlín – 1936 con Alfredo Lovell; una en Helsinki -1952 con Antonio Pacenza, al igual que medallas de bronce con Pedro Quartucci y Alfredo Porcio, en París – 1924; Raúl Villarreal y Francisco Resiglione en Berlín – 1936;  Mauro Cía en Londres – 1948; Eladio Herrera en Helsinki – 1952; Víctor Salazar en Melbourne – 1956; Abel Laudonio en Roma – 1960; Mario Guilloti en México – 1968 y, Pablo Chacón en Atlanta – 1996.

Incluso, los argentinos, paisanos de Bergoglio,  han logrado inscribir a cuatro deportistas en el salón de la fama del boxeo de Nueva York (Carlos Monzón, Pascual Pérez, Víctor Galíndez y Niccolino Locche), al igual que el entrenador Tito Lectuore y el promotor Amilcar Brusa.

Esas figuras eran líderes para Jorge Mario Bergoglio, quien con sus hermanos coleccionadas álbumes con estampas de estas figuras del deporte porteño, algunos de ellos eran vecinos o se les conocía por los gimnasios donde alentaban a los muchachos a irse a los puños con miras a ganarse algún recurso y hacerse famosos, aunque esa no fue la aspiración de Jorge Mario.

Sin embargo, José Mario Francisco Bergoglio, animó a su hijo Jorge Mario y a los otros integrantes de la familia, Alberto Horacio y Óscar Adrián y, a veces a las chicas de la casa Marta Regina y María Elena (Malena), a ver los partidos de un equipo de fútbol fundado en 1908 por el sacerdote Lorenzo Bartolomé Martín Massa, quien usó su nombre, no sólo para buscar que los muchachos de las barriadas de clase media baja se alejaran de la delincuencia, del vicio y de las calles, sino para fundar el mítico club San Lorenzo de Almagro, que jugaba en el Gasómetro, un estadio hoy en día inexistente, cerca del hogar de los Bergoglio Sivori.

Jorge Mario se aficionó tanto al azul-rojo, porque el primer color representa los ideales y el segundo la lucha, dos valores que alientan el día a día del máximo líder del catolicismo, quien aunque no siempre ve los partidos, saca tiempo para que le cuenten cómo va la clasificación de su equipo, del cual es el socio 88235N-0 de los Cuervos de San Lorenzo y su fecha de registro es del 12 de marzo de 2008, siendo muy cumplido con el pago mensual de su afiliación, lo cual cumple con débito automático.

Bien se sabe que el equipo, en 2013 no había tenido una campaña muy buena y que cuando ascendió francisco al trono de Pedro, los resultados se dispararon, pues los jugadores le enviaron una camiseta al papa con el mensaje: “Rezá por nosotros, que nosotros rezamos por voz” y ese compromiso recíproco los llevó a que ganaran el torneo y el presidente del club y los jugadores le llevaran de regalo los guantes del portero. Incluso Aurelio De Laurentiis, el presidente del Nápoles, se atrevió a llamarlo “el portero de las almas”, cuando en Italia, los jugadores del Nápoles y de la Fiorentina lo visitaron y él respondió: “…soy un portero especial porque debo dejar que todos entren en el Cielo”.

Los regalos deportivos no se han quedado allí; ha recibido una camiseta firmada por Ronaldo; un balón con la firma de Pelé; la visita de Maradona y hasta Álvaro Uribe le llevó una camiseta de la Selección Colombia el día en que no lograron reconciliar el actual senador con el presidente Santos, llamados al orden por el papa, el delantero del equipo, el que le da emoción a los encuentros, pero también le gusta estar recibiendo espinillazos del enemigo, aunque también, en la mayoría de las oportunidades, Francisco se lleva el balón de oro, porque desde 2013 nos “golea” permanentemente con sus frases.

En la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, animó a los muchachos y niñas así: Chicos y chicas, por favor, no se metan en la cola de la historia, ¡sean protagonistas! ¡Jueguen para adelante! ¡Pateen adelante! ¡Construyan un mundo mejor! ¡Un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad, de solidaridad! ¡Juéguenla adelante siempre!

El 12 de junio de 2014, el papa Francisco emitió un tuit en su cuenta: “Les deseo a todos que puedan disfrutar de un maravilloso Mundial de fútbol, con un espíritu de verdadera fraternidad”. Ese es el papa, alguien que quiere ver al deporte como un lugar de encuentro y a su vez de santificación, como se lo refirió en 2016 a los participantes del Primer Encuentro Mundial de Deporte y Fe, a quienes además señaló que deberían “mantener la autenticidad del deporte, protegerlo de la manipulación y de la explotación comercial”. “Sería triste para el deporte y la humanidad, si la gente no lograra confiar más en la verdad de los resultados deportivos, o si el cinismo y el desencanto tomaran ventaja sobre la participación alegre y desinteresada”.

Pero también, en diversos momentos, su apoyo al deporte con más aficionados en el mundo, han sido los siguientes, que también se han referido al deporte en general:




1.    1.  ¡Sed campeones del deporte, pero sobre todo de la vida! Exaltad siempre lo que es realmente bueno y bello, mediante un testimonio claro de los valores que deben caracterizar el deporte.
2.      ¿Qué hace un jugador cuando se le llama para formar parte de un equipo? Tiene que entrenarse y entrenarse mucho. Así es nuestra vida de discípulos del Señor.
3.      Con el deporte es posible construir la cultura del encuentro entre todos, por un mundo de paz.
4.      Cuando se suda la camiseta, tratando de vivir como cristianos, experimentamos algo grande: nunca estamos solos.
5.      El deporte es una actividad humana de gran valor, capaz de enriquecer la vida de las personas, de las cuales pueden disfrutar y gozar hombres y mujeres de toda nación, etnia y pertenencia religiosa.
6.      El deporte es importante, pero debe ser auténtico deporte. Promuevan esta actitud de «aficionados» que elimina definitivamente el peligro de la discriminación. Cuando los equipos van por este camino, el estadio se enriquece humanamente, desaparece la violencia y vuelven a verse a las familias en las tribunas.
7.      El éxito de un equipo es el resultado de una serie de virtudes humanas: la armonía, la lealtad, la capacidad de amistad y de diálogo, la solidaridad. Se trata de valores espirituales que se convierten en valores deportivos.
8.      El fútbol debe ser una fiesta de solidaridad entre las personas y pueblos.
9.      El fútbol supera las fronteras de la lengua, cultura y nacionalidad.
1El secreto de la victoria, en el campo de juego, pero también en la vida, está en saber respetar a mi compañero de equipo, pero también a mi adversario.
11. En el deporte, como en la vida, es importante luchar por el resultado, ¡pero jugar bien y con lealtad es todavía más importante!
12. Existe una gran belleza en la armonía de ciertos movimientos, como también en la fuerza o en el juego en equipo.
13. Hagamos una oración en silencio, todos. Que cada uno de vosotros piense en su equipo, en sus compañeros de juego, en sus entrenadores, en su familia. Y pidamos a la Virgen que bendiga a todos.
14. Hay que rezar para ganar y saber rezar cuando se pierde.
15. Hay también un deporte para aficionados, recreativo, de no competición, pero que permite a todos mejorar la salud y el bienestar, de aprender y trabajar en equipo, saber vencer y también saber perdonar.
16. Invito a todos los dirigentes y entrenadores a ser, ante todo, personas acogedoras, capaces de tener abierta la puerta para dar a cada uno, sobre todo a los menos favorecidos, una oportunidad de expresarse.
17. Las religiones, en especial, están llamadas a convertirse en canales de paz y nunca de odio, porque en nombre de Dios hay que llevar siempre y solamente el amor.
18. No os comáis la pelota, desarrollad el juego de equipo. Pertenecer a una sociedad deportiva quiere decir rechazar toda forma de egoísmo y de aislamiento, es la ocasión para encontrarse y estar con los demás, para ayudarse mutuamente, para competir en la estima recíproca y crecer en la fraternidad.
19. No podemos ser cristianos de tiempo parcial, no “almidonados”, de fachada, sino auténticos.
20. Para ganar, es necesario entrenarse, Fes necesario ejercitarse en la perfección de las virtudes, en la hombría de bien, en el coraje que exige la adquisición de hábitos buenos y en el combate a los vicios que anulan la libertad humana, tales como las drogas, el alcohol y las pasiones desordenadas.
21. Por favor, que todos jueguen, no sólo los mejores, sino todos, con los talentos y los límites que cada uno tiene, más aún, privilegiando a los más desfavorecidos, como hacía Jesús.
22. Que fea y estéril es la victoria que se alcanza haciendo trampas en las normas y engañando a los demás.
23. Queridos amigos, no se olviden: ustedes son el campo de la fe. Ustedes son los atletas de Cristo.
24. Se debe disponer mejor el alma para aprender en el gozo y en la tristeza.
25. Se debe llevar al máximo las propias capacidades y así el deporte nos entusiasma, nos maravilla, nos hace sentir orgullosos.
26. Si en un estadio en una noche oscura, una persona enciende una luz, se vislumbra apenas; pero si los más de setenta mil espectadores encienden cada uno la propia luz, el estadio se ilumina. Hagamos que nuestra vida sea una luz de Cristo.
27. Todos conocemos el entusiasmo de los niños que juegan con un balón desinflado o hecho de trozos en los suburbios de algunas grandes ciudades, o en los caminos de pequeños pueblos.
28. Vivan el deporte como un don de Dios, una oportunidad para hacer fructificar sus talentos, pero también una responsabilidad.

Esa es la visión de un papa que pone metas, no sólo para la vida, sino en el deporte; sin embargo, de todas las frases, tal vez la más significativa es: Les pido que recen por mí, para que también yo, en el «campo» en el que Dios me puso, pueda jugar un partido honrado y valiente para el bien de todos nosotros.


lunes, 10 de julio de 2017

Principios éticos

En distintas épocas, Homero (en el siglo VIII a.C.); Platón (s. IV a.C.); Maquiavelo (1469-1527) y Montesquieu (1689-1755), se refirieron a la corrupción al hablar de los jueces, de los legisladores, del príncipe y de los gobernantes, en general. Por esa razón, es importante señalar, que “Hoy se continúa pensando que la corrupción es un asunto meramente religioso y moral… apreciación (que) respetamos, pero no la compartimos, porque consideramos que la corrupción en la conducción del Estado y en el manejo de los distintos sectores y recursos de la sociedad, no es una aberración o perversión espiritual del individuo. Nadie se corrompe porque sí, o porque en un momento dado nació en su alma el deseo malévolo e incontenible de mancillar su sentimiento puro, transparente e incontaminado. La corrupción vista desde las perspectivas de la función pública es por excelencia un problema político, sociológico y económico. Y así lo tendrán que enfrentar quienes pretendan dirigir los destinos de los pueblos.

En La República y, en Las Leyes, Platón presenta una apología a la buena administración y presenta un alegato contra la corrupción, tal útil sería en este momento su relectura a los políticos.

Los dignatarios fundadores de la nueva Academia Colombiana de Internacionalistas, Gerney Ríos González y Pilar Serrano Buendía publicaron el folleto PRINCIPIOS ÉTICOS CON RESPONSABILIDAD SOCIAL, con el que buscan “eslabonar el futuro”, hacia la transparencia y el rescate de los valores en beneficio de la responsabilidad social, no solo de la empresa, sino de la familia, la sociedad y el Estado.

Ríos y Serrano, haciendo dupleta, nos ilustran desde la historia y enfrentando los retos de la globalización, cómo afecta la corrupción a la ética del actuar humano. No en vano, los dos autores, con el apoyo de la Unión Europea y su Delegación en Colombia, encabezada en su momento por Fernando Cardesa García, así como un nutrido grupo de Embajadores de las 27 naciones que integran esta Comunidad, han comprometido su nombre, su tiempo y sus capacidades intelectuales, en apoyar la formación gratuita de más de 400000 colombianos en temas relacionados con la recuperación de los valores y con la apropiación de la RSE – Responsabilidad Social Empresarial.

Los profesores Serrano Buendía y Ríos González, son conscientes en su explicación, que en nuestro marco de valores, Tomás Moro, patrono de los políticos y gobernantes decía que el valor de la cosa pública debe ejercerse en un clima de verdadera transparencia y libertad. Como dice la Gaudium et Spes, debemos animar cristianamente el orden temporal, respetando su naturaleza y legítima autonomía, pero sin abdicar en la búsqueda del bien común. Ese es nuestro compromiso dentro de la multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover orgánica e institucionalmente el bien común, como lo señalaba San Juan Pablo II en la Exhortación Apostólica Christifideles laici, n. 42.


Los autores, también atacan la corrupción esa dolencia universal, globalizada, diríamos hoy día, que resquebraja el sistema, tanto en lo público, como en lo privado.