miércoles, 19 de abril de 2017

¿Qué le preguntaría al Cardenal antes de la visita del Papa Francisco a Colombia?



Si antes de la visita del Santo Padre Francisco a Colombia tuviera la oportunidad de tener un diálogo con  Su Eminencia el Cardenal, podría pensar hacerle en las siguientes preguntas:

1. La visita del Santo Padre significa misericordia y esperanza. ¿Cómo presentarle este mensaje a este mundo del siglo XXI?

2. ¿Cual es su posición con respecto a negarle la comunión a los políticos con clara trayectoria en favor de la aprobación de leyes que afectan la esencia de la familia varón-mujer?

3. La doctrina de la Iglesia es clara en relación con temas sensibles como el aborto, la eutanasia, la adopción por parejas del mismo sexo o por solteros LGTBI y sobre el "matrimonio" entre ellos. Cuando se habla en contra de estos temas se nos acusa de querer regresar a un Estado confesional. ¿Qué tiene Usted para orientarnos en esta materia?

4. Uno de los grandes problemas de estos días es el alejamiento de muchas personas de los aspectos esenciales de la fe. ¿Contribuye la visita de Su Santidad a afianzar el compromiso de los bautizados?

5. Cada uno de nosotros es fruto del pensamiento de Dios desde la eternidad. ¿Cómo explicar en las familias que toda vida está pensada por Él para trascender en el mundo?

6. El Papa Francisco, en sus más de cuatro años de pontificado nos ha hablado del compromiso social y político, del alejamiento del poder para llegar a la periferia, desprenderse de los bienes supérfluos y de las falsas apariencias. Según ese mensaje, en una sociedad fragmentada como la nuestra ¿cual es la mejor manera de entender la caridad?

7. La esperanza para los jóvenes y el aporte de los abuelos han sido un tema recurrente del Santo Padre en su catequesis. ¿Qué mensaje tiene Usted apra estas generaciones que integran la familia colombiana?

sábado, 15 de abril de 2017

Los 110 años de doña Bertha Hernàndez de Ospina Pèrez


Escribir acerca de doña Bertha, me lleva a la edad de siete años, porque el recuerdo que tengo de ella, es el de la transmisión por televisión de las exequias de su ilustre esposo, el doctor Mariano Ospina Pérez, Presidente constitucional de Colombia de 1946 a 1950, época en la cual promovió como primera dama de la nación la huerta casera, para que cada familia tuviera en su casa lo mínimo en la mesa.

De esas exequias recuerdo el dolor de la viuda, que siempre firme en circunstancias adversas, perdía en ese momento al hombre que la había desposado cincuenta años atrás. En el recorrido se acercó a ella un niño, recuerdo que un compañero de universidad de una tía mía, quería hacerle un homenaje a la viuda del presidente y logró “colar” a su hijo para que la acompañara. Cuando los guardias de la seguridad quisieron separarlo del cortejo, ella dijo “déjenlo, es de la familia”. Obviamente ese muchacho no lo era, pero para doña Bertha, la familia era lo primero y acordarme aún hoy de eso, más de cuarenta años después, significa que el gesto de la señora me quedó grabado para siempre.

El padre de doña Bertha, era el industrial Antonio María Hernández, fundador de la Compañía Antioqueña de Tejidos, del Banco Comercial Antioqueño, de la Compañía Colombiana de Tabaco y del Ferrocarril de Amagá. Por su parte, Mercedes Fernández Echevarría era la madre de doña Bertha. Fueron los hijos del matrimonio Ospina Hernández: Mariano, Rodrigo, Fernando; Gonzalo y María Clara.

Fue la presidenta de la Organización Femenina Nacional, institución fundada con el propósito de reunir a las mujeres colombianas para luchar por el reconocimiento de sus derechos civiles y políticos y del derecho al sufragio, que se depositaría por primera vez el 1 de diciembre de 1957. También luchó por la igualdad salarial de las mujeres y a ocupar altos cargos directivos del Estado, y contra la discriminación con los despidos por matrimonio o embarazo.

Primera figura femenina de la política del país, llegaría al Congreso de la República como Senadora de la República, ocupando por más de veinte años una curul. También escribió su columna “El Tábano”, publicada en “El Siglo” y luego en “La República” y los libros “El Tábano y la enjalma”, “La mesa campesina” y “Mis jardines de orquídeas de La Clarita”, pues fue una de las orquideólogas más importantes del país.


Ahora que el Banco de la República emitió tantos billetes, quedó faltando ese homenaje público y otros para doña Bertha.

FOTOGRAFÌA:
Fuente:Revista Cromos, No. 2681, abril 21 de 1969
Enlace Fuente:www.cromos.com.co
Editor o Impresor:Cromos
Gestor:Revista Cromos
Año:1969

También visible en: http://www.lalinternaazul.com/single-post/2017/04/21/LOS-110-A%C3%91OS-DEL-NATALICIO-DE-DO%C3%91A-BERTHA-HERNANDEZ-DE-OSPINA-P%C3%89REZ

Relaciones Colombo Coreanas


Han sido mas de cincuenta años desde la participación colombiana en la guerra de Corea. Y gracias a este vinculo histórico se han fortalecido las relaciones colombo-coreanas. 
Colombia fue, de hecho, el único país de América Latina que respondió al llamado de la ONU para apoyar a Corea del Sur luego de la invasión por parte de Corea del Norte de junio de 1950.
En total, el país sudamericano –que se sumó a la conflagración en agosto de 1951– aportó tres fragatas y un batallón de infantería, que a lo largo de sus tres años de participación en el conflicto sumó unos 4.750 efectivos.
Y cuando el 27 de julio de 1953 se firmó el armisticio que puso fin a las hostilidades, las bajas colombianas sumaban 196 muertos y desaparecidos, y más de 400 heridos.
Hoy, en un momento de paz, Corea se constituye en un gran aliado económico para Colombia. la amistad entre nuestra nación y el pueblo de Corea, ha sido sólida, confiable y sincera.
Por eso, debemos mantener vivo en la memoria colectiva de la Nación y el mundo, la heroica participación de Colombia, a través de nuestros héroes del Ejercito y Armada Nacional, que participaron en la guerra de Corea, para dar testimonio de los tiempos de paz y para incentivar igualmente las relaciones comerciales y económicas, que se han caracterizado por un creciente intercambio comercial y de inversiones así como la cooperación en varias áreas del desarrollo.
  • El comercio global entre Colombia y Corea del Sur alcanzó en 2016 los USD 1.291 millones.
  • Las exportaciones sumaron US$402,1 millones en 2016, presentando un crecimiento de 75,3% (US$172,7 millones) respecto a 2015, cuando alcanzaron US$229,4 millones.
  • Las exportaciones no minero-energéticas (45,8% del total) sumaron US$184,2 millones. Los principales productos exportados fueron: hullas (43,4%), café (22,4%), desperdicios desechos de cobre (14,3%) y ferroaleaciones (10,8%).
Se va Usted señor Embajador en un momento cumbre de la amistad colombo-coreana, pero queda Usted en nuestro recuerdo, así como han quedado en el recuerdo de los coreanos nuestros embajadores, entre ellos el doctor Virgilio Olano y nuestros aguerridos y heróicos soldados. Buen regreso a su patria, a sus nuevas misiones, pero siempre, buen regreso a Colombia, su Casa, que hoy, a través de la Revista MUNDO DIPLOMÁTICO, lo honra con esta distinción.

Terror Yihadista en Egipto

Entrevista al Dr. Hernàn Olano por NTN-24

http://www.dailymotion.com/video/x5hr8eo_el-terror-yihadista-se-hace-presente-contra-las-minorias-religiosas-hernan-olano-vaticanista-sobre_news

viernes, 7 de abril de 2017

Academia Boyacense de la Lengua

En el blog de la Academia Boyacense de la Lengua se encuentran algunas de mis obras y las de mi abuelo Julio César García Valencia.

Enlace: http://academia-boyacense-de-la-lengua.webnode.com.co/servicios/

jueves, 6 de abril de 2017

El doctor Olano recibe la Orden del Águila de Georgia y de la Túnica inconsutil de Nuestro Señor Jesucristo de la Casa Real de Georgia


El doctor Olano recibió el título de Caballero de la Orden del Águila de Georgia y de la Túnica inconsutil de Nuestro Señor Jesucristo de la Casa Real de Georgia, www.royalhouseofgeorgia.ge , concedida por el Jefe de la Casa y de los derechos dinásticos, S.A.R. el príncipe Davit Bagration-Mukhraneli Batonishvili, Duque de Lasos, Príncipe de Kajetia, de Kartli y de Mukhrani. Su familia reinó en Georgia por más de diez siglos, desde el siglo IX hasta el XIX; aunque Georgia hoy en día es un Estado, ha considerado regresar a la monarquía, razón por la cual el Príncipe actualmente reside en Tiblisi.

El príncipe Davit Bagration-Mukhraneli, se encuentra emparentado con las Casas Reales de España y Baviera, al ser sobrino carnal de S.A.R. Bagrat de Bagration-Mukhraneli y Baviera, Príncipe de Georgia, Grande de España, Caballero de Honor y Devoción de la Soberana Orden de Malta y Gran Collar de la Orden del Águila de Georgia, e hijo de Da. María de las Mercedes de Baviera y BorbónInfanta de España, Princesa de Baviera y de Georgia. Asimismo, se encuentra emparentado con las Casas Imperiales de Alemania y Rusia, al ser primo de S.A.I.R. el Zarévich Jorge Mijailovich Románov, Gran Duque de Rusia, hijo de S.A.R.I. el príncipe Francisco Guillermo de Prusia y de S.A.I. la Gran Duquesa María Vladímirovna Románova y Bagration-Mukhraneli, actual Jefa de la Casa Imperial de Rusia.

Los Bagration afirman descender en línea directa de un hermano de San José, aunque sus orígenes probados se remontan "sólo" al siglo VIII, año 711. En el siglo XIX una princesa Bagration se tomaba tan en serio esta pretensión que consideraba los oficios de Viernes Santo como verdaderos funerales de familia. En el siglo XII-XIII con la reina Thamar, que reinó de 1184 a 1212, Georgia alcanza su apogeo. En 1799 el rey Jorge XII negoció un tratado con el emperador Pablo I de Rusia y dos años después se anexionó Georgia al imperio ruso. Sin embargo, los georgianos siempre se sintieron tales y diferentes del resto del Imperio y lucharon por su identidad frente a mongoles, turcos, persas y rusos.

El doctor Olano, también es Caballero de Mérito de la Soberana Orden Militar Constantiniana de San Jorge, concedida el 19 de marzo de 2006 por Su Alteza Real don Carlos de Borbón–Dos Sicilias y de Borbón-Parma, Infante de España, Duque de Calabria, Jefe de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias y Gran maestre de la Orden de san Genaro.

Un escogido y selecto grupo de personalidades, que han destacado por su devoción a la dinastía Bagration, conforman hoy la nómina de integrantes de las Órdenes Dinásticas de Georgia, así como de la Nobleza Titulada,  a la espera de la restauración de la monarquía en este país, símbolo de su soberanía y exponente de sus mejores días de gloria.

Entrevista sobre abuso de menores (pederastia)

Opinión en: http://www.elpais.com.co/cali/polemico-documento-con-el-que-iglesia-busca-responsabilizar-sacerdotes-incurran-pederastia.html



Entrevista completa, a continuación:

¿Usted qué opina que cada párroco sea obligado a asumir de su propio dinero las indemnizaciones por actos de pederastia librando a la Iglesia?
La dimensión social y jurídica del fenómeno religioso, católico y no católico, dentro del concepto de Estado no confesional como el nuestro. Por esta razón, teniendo en cuenta que una próxima condena podría ser  en contra de una Iglesia Cristiana no Católica, por delitos similares cometidos por pastores o ministros ya condenados, la analogía se aplicaría también para ellos y eso es lo que quiere obviar la Arquidiócesis de Cali, ya que la reparación económica impuesta por hechos relacionados con pederastia a la Iglesia Católica en Colombia, sirvió un precedente importante para el Derecho Comparado, ya que hasta ahora, no era responsable de actuaciones indebidas de los clérigos, lo cual cambió con la sentencia del año anterior contra la Diócesis del Líbano - Tolima.

El decreto eclesiástico expedido, a mi modo de ver, los actos de los sacerdotes no comprometen la responsabilidad diocesana, al no tener una relación directa de subordinación o dependencia con la institución y que la Iglesia no debe responder por los actos aislados de un individuo

¿Esto no contraria los requisitos y exigencias de las leyes canónicas a la hora de nombrar un párroco?
Aunque el Obispo tiene el deber de vigilar a los miembros de su comunidad (apreciación en la que se incluye hasta a los feligreses), el acto delictual de una persona es de su entera responsabilidad y no de quien lo designa para ocupar la jefatura de una parroquia, aunque en mi opinión, debemos condenar con todo el peso de la ley los hechos que den lugar a cualquier tipo de violencia física o sexual contra otra persona y más si ésta se encuentra en condición de inferioridad.

¿Qué dice la ley exactamente entonces?
De existir un deber de control y vigilancia, éste se circunscribiría es al ministerio pastoral y al oficio eclesiástico del sacerdote implicado, pues a las normas canónicas, en especial elcanon 392 del Código de Derecho Canónico,C.I.C. no crea un vínculo de subordinación del que se podría desprender una responsabilidad indirecta de la Diócesis al tenor del artículo 2347 del Código Civil y, como se desprende de la lectura de la norma canónica citada, así como del canon 369, allí no se consagra la vigilancia sobre situaciones delictivas en las que incurran los clérigos, por tanto, firmar el documento no es más que ratificar el viejo adagio "quien nada debe, nada teme".
Igualmente, desde el 2001, se expidió la Carta Apostólica Motu Proprio data «Sacramentorum sanctitatis tutela», relativa a las Normae de gravioribus delictis reservados al juicio de la Iglesia, en lo que toca a lo espiritual, sin desconocer la existencia de la normatividad penal propia de cada país.

¿No cree que es inaceptable pasar la responsabilidad del comportamiento sexual a cada párroco y que la Iglesia no responda?
La malentendida teoría de la responsabilidad por el hecho ajeno, fue lo que ha tenido en cuenta en la sentencia que sirve como precedente a este documento arquidiocesano, tiene en cuenta que el asidero de la responsabilidad está en el artículo 2341 sobre el hecho propio (en el sacerdote) y no en el artículo 2347 del Código Civil, por el hecho ajeno en la arquidiócesis. Con este argumento a todos los católicos nos correspondería responder y no habría forma de alegar la eximente de responsabilidad .

¿Esto puede ser una manera que la Iglesia evada las responsabilidades?
La responsabilidad por el hecho ajeno, si bien está consagrada en Colombia en el Código Civil, y en nuestra jurisprudencia hay copiosas decisiones sobre su desarrollo, ese hecho de tercero, en cuanto al abuso de menores, se escapa de la vigilancia y control de cualquier superior, en todo orden de cualquier tipo de relación, incluso en la de carácter contractual laboral, que podría ser la de un trabajador con su empleador y que aquí no aplica.

¿Esto es legal o ilegal que ellos tengan que firmar esa carta?
No hay duda de que el oficio sacerdotal, pastoral o ministerial (por no circunscribirlo sólo a la Iglesia católica, sino a todas las iglesias reconocidas en Colombia, sean cristianas no católicas, musulmanas, judías o de cualquier otra índole) es un encargo público eclesiástico y quien lo desempeña, si bien lo hace es a nombre de la Iglesia a la que pertenece, la Iglesia no tiene la obligación legal de reparar los daños que un clérigo causa a sus feligreses en razón o con ocasión del desempeño de un delito, cometido como persona; por tanto, la reparación integral penal, patrimonial y moral del daño que se cause con un delito, como la pederastia o el estupro, debe recaer en el responsable en consideración a los bienes superiores jurídicamente protegidos de las
víctimas, que son, tanto los niños abusados junto con los demás integrantes de
su núcleo familiar.
Dado que las penas eclesiásticas tienen el fin primordial de proteger la integridad y la misión de la Iglesia, ésta no puede renunciar a castigar mediante una cláusula general toda aquella infracción legal que afecte gravemente al orden eclesiástico.

lunes, 3 de abril de 2017

La nueva ola de la música en Colombia


Falleció el pasado15 de marzo de 2017 la cantante Vicky y eso me hizo pensar en que como profesor de historia, hay también que destacar los aportes de los artistas a la construcción de la identidad cultural colombiana.

Vale la pena recordar tanto a los contemporáneos de la nueva ola, como a los más jóvenes, que entre los representantes de ese movimiento musical, que está ya por extinguirse, estaban Leonardo Álvarez que es él mismo; Óscar Isaac Goldenberg Jiménez, que era Óscar Golden Raúl González, conocido como Raúl Santi; Blanca Gladys Caldas Méndez es Claudia de Colombia. Esperanza Acevedo Ossa era Vicky; Guillermo García Pontón es Billy Pontoni. Maryluz de Reyes es Maryluz; Luis Javier Piedrahita Gaviria es Fausto. Lyda Zamora era "La Luminosa". Las hermanitas Singer eran Ángela y Consuelo Talero Acosta. Harold es Harold Orozco; Mile es Ana Milena Vergara de La Espriella; Haldor Christopher es Christopher; Ana y Jaime Valencia Aristizabal eran Ana y Jaime y, tal vez se me escapan otros, que sin embargo, eran liderados por el presentador y promotor del programa, el santandereano Alfonso Lizarazo Sánchez, quien cerraría su carrera como Senador de la República.



Esa vieja nueva ola, sus canciones coreadas en el remate de las fiestas, sus artistas, dignos representantes de la “plancha”, son nuestro aporte a la cultura del siglo XX.

Tengo una anécdota con Óscar Golden. Hace años, yo viajaba del Olaya Herrera a Bogotá, con una escala en Ibagué, donde abordó el cantante. Una de mis estudiantes, tan pronto llegamos a Bogotá, prendió su celular y lo primero que dijo a quien le contestó, fue “mami, aterricé” y el cantante, que venía a su lado, dijo: “Mi mamá murió hace seis meses y nunca le pude decir: mami, aterricé”.



En los años sesenta del siglo XX, también apareció el grupo los “Young Beats”, fundado por el italiano Roberto Fiorilli, recién llegado de Inglaterra, junto con los bogotanos Miguel y Ernesto Suárez y Álvaro Díaz. La disolución del grupo coincidió con la irrupción del Rock psicodélico en Colombia expresada en proyectos como “The Time Machine y “The Speakers.

Desde que “Los Danger Twist” y “Los Dinámicos” en 1959 y luego, en 1960 “Los Rebeldes”, seguido de un grupo patrocinado por Simón Daro, los “Daro Boys”: Germán Chavarriaga, Chepe Restrepo, Mauricio Posada, Jorge Maldonado Gutiérrez, Luis López Tejera y Gabriel Montaña (luego con Fernando Madrid y Amalia Acevedo), grabaron su disco <Un homónimo> en 1962 y <Los Daro en el Colón> en 1963, el primer Long Play  en vivo del rock nacional, antes de que aparecieran en 1963 “Los Speakers” con su producción “En el maravilloso mundo de Ingeson”, han transcurrido ya 55 años.




jueves, 16 de marzo de 2017

La herencia de mi abuelo, sus postulados educativos

Postulados educativos.
Por: Julio César García Valencia.
Individuo de la Academia Colombiana de la Lengua


Afianzar el espíritu democrático y la fisonomía civil de la república, a base del estudio de la realidad Colombiana.
Algunos conceptos que no constituyeron lema de la labor como director de 
juventudes.

Aunar la tradición, el progreso y la libertad con la responsabilidad.
Dadme muchachos que necesiten freno y no que necesiten espuelas.
Defender a los estudiantes de nosotros mismos.
El examen debe versar sobre lo que saben o deben saber y no sobre lo que ignoran o es natural que ignoren.
El precepto convence; el ejemplo arrastra.
En los programas deben prevalecer los principios sobre los hechos, 
lo formativo sobre lo meramente informativo, el sentido común sobre el mare  
mágnum de la enciclopedia.

Es ley de la vida que para crecer hay que nacer pequeños.
Es más importante entender que saber.
Escuela a la medida: Escuela para el niño y no el niño para la escuela.
Escuela activa que no entra por el odio ni por la vista, sino que ejercita 
todos los sentidos por la acción.

La disciplina es materia imprescindible de todo plan de estudios.
La inteligencia sin profundidad es un azote. (Bolívar).
La madurez del juicio es más necesaria que la extensión de los 
conocimientos para pensar bien y obrar rectamente.

La virtud es barata y sólo el vicio es caro, para las empresas del 
espíritu se necesita en primer lugar un presupuesto de entusiasmo, pues la 
inteligencia y la voluntad son dones de Dios que no cuestan dinero.

Los hombres dan las batallas pero sólo Dios da la victoria.
Mejor el camino que la posada.
No cansarse de estudiar ni acobardarse de enseñar. (Confucio).
No pensar en la que conviene sino en lo que se debe hacer.
Pensar en lo que nos une y no en lo que nos divide.
Perder la paciencia y salirse de las casillas con el alumno nos debe hacer 
meditar sí será que tenemos perdida la razón (la razón se pierde primero que 
la paciencia).

Preparar a los alumnos para la profesión de hombres.
Primero hacer y después enseñar (Jesucristo).
Seguramente habría muchas cosas de las cuales deba arrepentirme, 
pero Dios permita que de ninguna tenga que avergonzarme.

Si todos los estudiantes fueran buenos, deberíamos pagar por el gusto de 
enseñarles y verlos progresar. Nos pagan por soportar a los malos y procurar 
su mejoramiento.


Todo por amor nada por fuerza. (San Francisco Sales).

miércoles, 15 de marzo de 2017

Más leyes inútiles en Colombia

El 30% de las normas que se producen en el Congreso durante un año son leyes inútiles, advierte informe

-       Según el Director del Departamento de Historia y Estudios Socio Culturales de la Universidad de La Sabana, Hernán Olano, cerca de 100 leyes de honores fueron aprobadas por el legislativo entre los años 2010 y 2016.

-       A pesar que estas leyes se consideran menos lesivas o importantes son, por regla general, las que más compromiso económico exigen, a razón que obligan a realizar publicaciones, cuadros o monumentos a la nación que consumen miles de millones de pesos del erario público. 

-       El informe también revela las 10 leyes inútiles, obsoletas o que simplemente los ciudadanos se pasan por la faja pero que, irónicamente, siguen vigentes. 

-       Entre ellas: la ley que comprende días compensatorios a los empleados oficiales pese a su alto nivel de ausentismo; la norma que impide la importación de ciudadanos chinos a Colombia para cualquier tipo de trabajo; o la ley que prohíbe la mendicidad, desconociendo que, solo en Bogotá, hay más de 9.600 personas en esta condición. ¿Son ilegales?

Campus, 15 de marzo de 2017. Según un reciente informe realizado por el abogado constitucionalista Hernán Olano, director del Departamento de Historia y Estudios Socio Culturales de la Universidad de La Sabana, el 30% de las normas que se producen en el Congreso de la República durante un año son leyes inútiles y sin mayor importancia, por lo menos de orden o trascendencia nacional.

Olano se refiere, especialmente, a las cerca de 100 leyes de honores que, según el informe, fueron aprobadas entre 2010 y 2016 y que, entre otras, a pesar de que se consideran las menos lesivas o importantes son, por regla general, las que más compromiso económico tienen a razón de que obligan a realizar obras, publicaciones, cuadros o monumentos que consumen miles de millones de pesos de los recursos de la nación o el erario público.

“La aprobación del legislativo de cerca de estas 100 leyes se debe, en parte, a que existe el problema de medir a los congresistas por el número de proyectos de ley presentados y la cantidad de iniciativas aprobadas, así estás no tengan ninguna importancia o trascendencia. Este es resultado de medir al Congreso por números y no por eficacia, situación absurda”, afirma Olano. 

Ni que decir de las leyes inútiles u obsoletas que todavía están vigentes en Colombia y que el informe menciona.

De las más de 1830 leyes expedidas desde 1992, sobre las cuales no ha existido un control acerca de lo que se conocía antes como el prontuario de la legislación para saber qué estaba vigente o derogado y que había sido declarado inexequible por la Corte Institucional, se tiene que sumar más de 130 normas por año que se expidieron desde 1886 hasta 1990. “Otras mil leyes podrían estar en contradicción con las disposiciones actualmente vigentes. Cosa más absurda”, señala el experto. 

Entre algunas de estas leyes que actualmente están vigentes y que fueron sancionadas en el siglo pasado –conductas que seguramente castigaba la ley en ese entonces pero que ya no existen, no son percibidas como algo ilegal o simplemente los ciudadanos nos las pasamos por la faja–, se encuentran: 

1.    Ley 72 de 2008, sobre los estímulos electorales, que comprende los días compensatorios a los empleados oficiales, pues realmente el índice de abstención es tan alto que muchas personas no utilizan ese tiempo. Se calcula, según informes de prensa, que al día el ausentismo en el Congreso supera el 30%. Solo por dar un ejemplo. 

2.    Ley 62 de 1887, que impide la importación de ciudadanos chinos a Colombia para cualquier trabajo en el territorio nacional sin perjuicio de lo que se haya sido estipulado con determinadas compañías u empresas antes de la expedición de la presente ley. ¿Entonces no pueden trabajar ciudadanos chinos en Colombia?  

3.    Lay 88 de 1923, que prohíbe la venta de las bebidas alcohólicas a los menores de edad e impone sanciones a quienes comercialicen todo tipo de trago a los enajenados, ebrios o a personas que usualmente abusan del alcohol y que se afectan notoriamente con su consumo. Si se cumpliera esta ley, bajaría sustancialmente el nivel de alcoholismo entre los adolescentes.

4.    Ley 1335 de 2009, que prohíbe la venta de cigarrillos al menudeo. Actualmente en cualquier esquina de las principales ciudades del país se consigue quién venda uno o dos cigarrillos sueltos. Es decir, no hay nada más laxo que esta norma.

5.    Código de Régimen Político y Municipal de 1914, el cual sostiene que los decretos o actos que expida el Alcalde de turno deberán ser comunicados a bando, es decir, a través de un trompetero y un timbalero. Nada más arcaico y ridículo pero que aún está vigente y obvio no se cumple.  

6.    Ley 11 de 1920, que prohíbe la venta de jeringas y agujas sin formula médica. Actualmente y especialmente en los barrios de estrato medio o bajos, se consigue en droguerías este tipo de materiales sin ninguna prescripción médica. Al día, una farmacia, vende entre 50 y 100 jeringas sin formula. 

7.    Ley 32 de 1980, que se prohíbe la comercialización de sal de la Guajira en la Costa Atlántica, salvo que se tenga un permiso de la aduana de Riohacha. Esta norma luego trascendió a la venta de licores, cigarrillos, gasolina, electrodomésticos, en fin, todo el comercio que hoy se vende a través del contrabando. 

8.    Desde 1918, por medio de un decreto, fue prohibida la mendicidad en Bogotá. Hoy en día hay más de 9.614 personas que viven en las calles de la ciudad y viven en esta condición. Entonces ¿Son ilegales?

9.    Artículo 21 de la ley 119, que establece que el Estado debe enviar tres estudiantes al exterior para estudiar silvicultura, la disciplina de las selvas. Sin palabras.

10. El Código Civil de 1887, en su artículo 696, que señala lo siguiente: “Las abejas que huyen de la colmena y posan en árbol que no sea del dueño de ésta, vuelven a su libertad natural y cualquiera puede apoderarse de ellas y de los panales fabricados por ellas”.

Otras leyes inútiles que no se han hecho realidad pero que han suscitado innumerables debates y cantidad de tiempo invertido de parte del “honorable” legislativo colombiano, son: el Proyecto de Ley que prohibía las tareas escolares y las reformas al escudo nacional sustituyendo al cóndor por un gallinazo y retirando el istmo de Panamá.

“Mientras que una ley de igual o superior jerarquía no diga o aclare que estas polémicas y obsoletas normas se encuentran derogadas, estas leyes seguirán vigentes y harán parte, gústenos o no, de nuestro ordenamiento”, advierte Olano.

A modo de ejemplo y para rescatar, en algo, la imagen del Congreso, el experto resalta que el pasado 14 de marzo, la Corte Constitucional declaró inexequible una ley de 1890, que afirmaba que estaba bien referirse como “salvajes” a los indígenas.  

Para mayor información, comuníquese con Felipe Ortegón, jefe de Comunicación Externa de la Universidad de La Sabana, al 3212406038 o el email: Felipe.ortegon@unisabana.edu.co

Leyes inútiles en Colombia

Fuente: http://www.rcnradio.com/nacional/leyes-inutiles-aun-estan-vigentes/
En Colombia se estima que existen más de mil leyes y decretos obsoletos que reglamentan asuntos que en estos tiempos ya no ocurren. Muchas de estas normas tienen más de cien años, pero aún así mantienen su estatus como leyes.
El profesor e investigador Hernán Olano, abogado y director del departamento de Historia y Humanidades de la Universidad de la Sabana, ha investigado cuáles son algunas de las leyes más anacrónicas que aún están vigentes legalmente en el país.
En diálogo con RCN Radio, Olano explicó que desde 1886 hasta 1990 fueron creadas cerca de 120 leyes cada año y que muchas de éstas, a pesar de volverse obsoletas, nunca fueron derogadas.
“Si alguien considera que le es útil una ley que hoy en día puede considerarse absurda, la autoridad tendría que aplicarla”, afirmó el investigador Olano.
Además el investigador afirmó que el argumento utilizado por muchos congresistas para destacar su gestión, resaltando el número de proyectos de ley que han impulsado durante sus carreras, contribuye a “inflar” la cantidad de leyes inútiles.
“Hay una ley bastante curiosa de 1887 que prohíbe la importación de chinos para realizar trabajos en territorios colombianos”, afirmó Olano.
Estas son otras de las normas más curiosas que aún mantienen vigencia en Colombia:
-Desde 1918, por medio de un decreto, fue prohibida la mendicidad en Bogotá
-El artículo 21 de la ley 119 estableció que el Estado debe enviar tres estudiantes al exterior para estudiar silvicultura, la disciplina de las selvas.
-La ley 88 de 1923 prohíbe venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, pero también a los vagos y a los alcohólicos.
-El Código Civil de 1887, en su artículo 696, señala lo siguiente: “Las abejas que huyen de la colmena y posan en árbol que no sea del dueño de ésta, vuelven a su libertad natural y cualquiera puede apoderarse de ellas y de los panales fabricados por ellas”.
-La venta de cigarrillos por menudeo, prohibida en la ley 1335 del 2009 ha probado tener poca efectividad

¿Cuánto cuesta la visita de Francisco?



Cada vez que recibimos una visita importante, pintamos la casa, lavamos las cortinas, brillamos el piso y compramos flores, además de ofrecer lo mejor de nuestra cocina y sacar las vajillas, cubiertos, cristalería y manteles que nos dejaron de herencia nuestras abuelas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, una mujer le reclamó a la reina madre de Inglaterra haber ido tan elegante a su barrio; Elizabeth le contestó: Si Usted viniera a mi casa, de seguro también se esmeraría por ir elegante.

Los detractores de la visita del Santo padre, comienzan a cuestionar recibir al líder moral más importante del planeta, quien viene a ver a sus hijos, pues ésta es una visita pastoral; sin embargo, cuando mi mamá va a mi casa, yo trato de tener mi casa lo mejor presentada posible.

Medellín, Cartagena, Villavicencio y Bogotá, si gastaran e invirtieran bien sus recursos y mantuvieran las vías y el ornato con la destinación específica que fijan los impuestos distritales y municipales, no requerirían gastar en acondicionamiento de vías y reparcheo, escenarios masivos de recreación (para las misas y encuentros con el Papa), seguridad (Bogotá tiene un policía por cada diez mil habitantes), etc.

El alojamiento será en la Nunciatura Apostólica, que toma por esos días el estatus de Residencia Pontificia, por lo cual, únicamente podrá ser habitada la legación diplomática por el Santo Padre y su séquito más íntimo, representado en el Secretario de Estado del Vaticano, el Jefe de los viajes papales, el sacerdote colombiano Mauricio Rueda Beltz; el jefe de la gendarmería pontificia; el médico papal; un cocinero y el Nuncio como anfitrión de la casa, que es servida por unas religiosas de semi clausura que habitan un monasterio en la parte occidental del complejo diplomático del barrio La Magdalena.

Debe aclararse, como lo han difundido erróneamente algunos detractores, que Colombia no es un  Estado laico sino aconfesional, por cuanto reconoce al libertad religiosa en la Constitución; por tanto, pensar que el viaje de un líder religioso debe ser asumido por el Estado, nos lleva a recordar que en el año 2000, vigente la actual Carta, el segundo líder religioso más importante del mundo, el Dalai Lama, jefe del pueblo tibetano en el exilio y reencarnación de Buda, uno de los tres más grandes iluminados de la historia junto con Jesucristo y Mahoma, en ese momento, las ganancias de la boletería que se registran durante las visitas del Dalái a los países, siempre se dividen en tres partes: una para una fundación que busque mejorar la situación de iniquidad; otra parte a ayudar a la Causa Tíbet en el mundo,  la tercera partida minoritaria para el centro anfitrión, que es el que sufraga los gastos del viaje.

Los críticos hablan de un “viaje propagandístico” y que no debe transmitirse por el Canal institucional sino por medios de comunicación reconocidamente católicos como Cristovisión, EWTN o Radio María, pero en el momento pleno de la implementación del acuerdo parcial de paz, los discursos que pueda pronunciar Francisco estarán dirigidos al posconflicto, la corrupción y la familia y, esos temas, precisamente son sobre los que no quieren reflexionar ni el gobierno ni la oposición, ni las minorías sexuales, ni las personas que crean tener la verdad ante la crisis más profunda de nuestra institucionalidad.

Cuando el Beato Pablo VI llegó a la capital colombiana, dijo que se debían escuchar “las voces de los que piden pan, interés, justicia y participación más alta en la dirección de la sociedad”; la situación en nada ha cambiado medio siglo después, como para estar preocupados por quien le pone la gasolina al Papamóvil o si la caravana pagará los costosos peajes de la ruta Bogotá-Villavicencio, o si en las murallas de Cartagena debe ofrecerse un cóctel con la señorita Colombia al Papa, mientras detrás de La popa nadie tiene qué comer, o montarlo en el Metro Cable para que aprecie el Parque El Arví y no vea  la miseria de las comunas de Medellín.

El viaje de Colombia a Francisco es organizado por la Conferencia Episcopal y las diferentes diócesis anfitrionas (conocidas como Iglesias particulares por el derecho Canónico), buscan patrocinios locales a través de aportes de particulares, rifas, bazares y hasta de las típicas empanadas de parroquia. El Estado únicamente debe proteger a los que asistan en su vida, honra, bienes y creencias, como lo señala la Constitución Política.

Es bien sabido que en las cuatro ciudades, el turismo sería el más beneficiado con el viaje del Papa y que para lugares como Bogotá, tal y como ocurrió en 1968, siempre se dirá que el mejor alcalde que tuvo la ciudad fue Pablo VI, ahora, esperemos, lo sea Francisco.


hernanolano@gmail.com

El tercer viaje pontificio a Colombia


El viernes 10 de marzo de 2017 se dio a conocer por parte del Nuncio Ettore Balestrero y la jerarquía eclesiástica colombiana reunida con el Presidente Juan Manuel Santos, las fechas del viaje de Su Santidad Francisco a Colombia del 6 al 11 de septiembre próximos. El Nuncio destacó que la visita del Papa tendrá como destino único nuestro país y que esto no es habitual en los viajes pontificios y menos en uno transcontinental, esto manifiesta la importancia que Francisco le atribuye a este periplo, que se produce acogiendo la invitación de los obispos del país y del Gobierno nacional.

Medellín, Villavicencio, Cartagena y Bogotá, serán las sedes petrinas durante esos días; algunas de ellas repiten en relación con los encuentros anteriores, porque “el Papa es el papa, independientemente de quien lo sea”.

Ahora le corresponde a las partes preparar esta que además es una visita de Estado, pues Francisco no sólo es el máximo jerarca de la Iglesia católica, sino del Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Por parte de la Iglesia colombiana, el Obispo Castrense, monseñor Fabio Suescún Mutis, quien cumplirá 75 años en noviembre, será, antes de su retiro eclesiástico, el encargado de organizar el viaje, como lo hiciera con el de Juan Pablo II en 1986.

Con ocasión del XXXIX Congreso Eucarístico Internacional, que se llevó a cabo en Bogotá entre el 18 y el 25 de agosto de 1968, ocasión en la que Su Santidad Pablo VI realizó su primer viaje a América, visitando nuestra ciudad del jueves 22 al sábado 24 de agosto de ese año. Pablo VI ejerció su pontificado de 1963 a 1978 y fue el primer Papa en realizar viajes pastorales al extranjero; el primero de ellos a nuestro país y, luego a Estados Unidos, Tierra Santa, Suiza, India, Filipinas, Portugal, Uganda y Turquía .

Previo a su llegada, el primer Papa viajero explicó precisamente que los viajes del Papa quieren decir que los caminos del mundo están abiertos a su ministerio, son índice de una mayor circulación de caridad y ponen en evidencia la unidad y la catolicidad de la Iglesia. Igualmente, el sucesor de Pedro expresó que “con el viaje a Bogotá deseamos testimoniar en forma inequívoca la fe de toda la Iglesia en la triple virtud santificadora de la Eucaristía: memorial de la Pasión Redentora, prodigio real de la presencia sacramental de Cristo, promesa de su venida final”.

Y agregó: “en América Latina la fe está despertando una gran caridad social y esperamos una creciente justicia civil y mayor prosperidad cristiana”.

El programa general de la visita del Vicario de Cristo, incluyó una ceremonia de ordenación sacerdotal, visita al Presidente de la República y a los campesinos de Mosquera, una Misa para la gran concentración de trabajadores, empresarios y universitarios en el Campo Eucarístico, luego el encuentro con el Cuerpo Diplomático y las autoridades extranjeras de visita en Colombia con ocasión del Congreso eucarístico, otra Misa el sábado, la inauguración de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y la bendición de la sede del CELAM, antes de salir para Roma.

La histórica visita fue acogida por el Administrador Apostólico de Bogotá, Aníbal Muñoz Duque, puesto que se no había nombrado al reemplazo del Arzobispo y Cardenal Luis Concha. El Nuncio era José Paupini y, había un Comité de Coordinación Iglesia-Estado, integrado por tres personas que posterior y curiosamente serían presidentes de la república: Misael Pastrana, Virgilio Barco y Belisario Betancur.

Cabe recordar que, la <<primera piedra>> de nuestro Templete Eucarístico de Bogotá, había sido previamente bendecida en Roma el 12 de abril de 1966 y corresponde a una piedra “arrancada”, como dijo Pablo VI, de la Basílica de san Pedro y “lleva en sí misma olor de cercanía a la tumba del primer apóstol”.

Por su parte, en 1986, San Juan Pablo II, quien entonces tenía 66 años, había sustituido a Pablo VI en el apodo de <<Papa viajero>>, pues en sus primeros ocho años de pontificado ya había realizado 104 viajes, aunque poco después se le llamara también <<el atleta de dios>>. Llegó a Colombia el 1 de julio de 1986, en un viaje que duró siete días y le permitió visitar diez ciudades: Bogotá, Chiquinquirá, Cali, Tumaco, Popayán, Pereira, Chinchiná, Rionegro, Medellín, Armero, la base de Palanquero en Puerto Salgar, Bucaramanga, Cartagena y Barranquilla. Al bajarse del avión en El Dorado, Juan Pablo II besó el suelo y dijo: “¡Alabado sea Jesucristo!”, lo cual le permitió recorrer 2842 kilómetros de nuestro país.

En Cartagena, ante la tumba de san Pedro Claver, condenó la actitud complaciente con el narcotráfico y a su vez, comparó las drogas con una nueva forma de esclavitud que impide a sus víctimas el ejercicio de la libertad

Desde Medellín, el 5 de julio de ese año, el Papa hizo un llamado a la paz y, reunió en esa ciudad a un grupo de intelectuales, hombres y mujeres de ciencia y cultura, entre los cuales estaban Rectores, miembros de los Consejos Directivos de las Universidades y responsables de la pastoral universitaria.

Por entonces, contaba con dieciocho años y hoy, pasado tanto tiempo y dedicado a la actividad docente por más de dos décadas, no puedo menos que volver a las palabras de nuestro queridísimo Papa, quien nos recalcó que la Iglesia necesita de la cultura (así como de la ciencia), lo mismo que la cultura necesita de la Iglesia, y en esa elección e intercambio entre fe y cultura, la Iglesia piensa primordialmente en los jóvenes, esperando de ellos por entonces –de nosotros ahora-, una adhesión preferencial.

Hoy, como Profesor universitario, encuentro cada día más proverbiales las palabras del Pontífice. La universidad es el centro ideal para la maduración de una nueva cultura, llena de fuerza vital y de aceleración necesaria para llevar a cabo un verdadero cambio: Servir al país en el esfuerzo común por construir una sociedad nueva, libre, responsable, consciente del propio patrimonio cultural, justa, fraterna, participativa, donde el hombre, integralmente considerado, sea simplemente la medida del progreso. Bien lo expresó al decir que la Universidad, en toda su extensión, debe ser por vocación una institución desinteresada y libre, capaz de defender, juntamente con la Iglesia al hombre como tal; sin subterfugios, sin ningún otro pretexto y por la única razón de que el hombre tiene una dignidad única y merece ser estimado por sí mismo.

El mensaje de Juan Pablo II se expresaba cuando Colombia sólo disponía de 50 universidades; hoy, tan sólo Facultades de Derecho son más de 150, sin contar las Universidades que no poseen esa Escuela, así como los Institutos Técnicos y Tecnológicos de educación formal y no formal surgidos a partir de la ley 30 de 1992.

El Papa propuso a los colombianos que el camino hacia la espléndida meta del progreso, ha de superar múltiples dificultades: muchas de ellas las hemos conocido, sin embargo, siempre precisamos de la Fe, acompañados de la Iglesia y trabajando desde nuestra labor docente ordinaria para el servicio del hombre y como activos partícipes en la creación y defensa de una auténtica cultura de la verdad, del bien y de la belleza, de la libertad y del progreso, que pueda contribuir al diálogo entre ciencia y fe, cultura cristiana, cultura local y civilización universal.

Nada nos hace dudar del mensaje antiguo, actual y futurista del Beato y futuro Santo Juan Pablo II, en torno a la Universidad y a la Cultura, exigiendo de los hombres y mujeres de cultura y ciencia, -profesores universitarios-, una clara y sólida conciencia moral, que nos habrá de servir como medio legítimo a esta noble finalidad: enseñanza, investigación, actitud de escucha y de colaboración, disponibilidad para cambiar y comenzar de nuevo pacientemente.

El servicio a la profundización de la identidad cultural, como noble cometido de defensa y promoción del hombre integral, como proceso en el cual se recrea en el momento presente un patrimonio pasado y se proyecta hacia el futuro, para que sea asimilado por las nuevas generaciones, asegurando en ellos su identidad y progreso, es nuestra misión como educadores, nuestra primera y esencial tarea, encomendada por Juan Pablo II, para perpetua memoria.

El pasado 25 de diciembre de 2015, el Papa Francisco en la bendición para la Ciudad y el Mundo, Urbi et Orbi, pidió que la alegría de esa fecha iluminase a los colombianos para obtener la anhelada paz. Luego, en el discurso a los diplomáticos acreditados ante la Santa Sede volvió a reiterar esa inquietud, que finalmente, le permitirá expresarla en vivo y en directo a las personas que tengan la oportunidad de verlo personalmente o por distintos medios en la visita que se ha programado; ahora, el sucesor 274 de san Pedro, Francisco, estará, poco o mucho, comparado con las dos visitas pontificias anteriores, pero, cada vez más cerca con su presencia mediática en las redes sociales, su prestigio como líder mundial y su paternal figura que ha transformado el corazón de todos.


hernanolano@gmail.com