lunes, 29 de abril de 2013

El Nuevo Nuncio en Colombia


El Nuncio Apostólico de Su Santidad en Colombia es el Decano del Cuerpo Diplomático acreditado ante nuestro Gobierno. La Santa Sede, al gozar de subjetividad jurídica internacional,  ejerce el derecho de legación y posee una actividad diplomática semejante a la de los Estados, aunque con una serie de modalidades que al efecto indica el propio Código de Derecho Canónico al tenor del canon 363. Su actividad diplomática se sirve de los mismos instrumentos que usan los Estados, pero con finalidades específicas, no siempre identificadas con las que éstos persiguen.

El inicio de nuestras relaciones con la Santa sede fue largo y lleno de dificultades; sin embargo, en 1826 el Nuncio en Madrid informó que había obtenido el beneplácito español para que la Santa Sede pudiese recibir a los diplomáticos americanos en calidad de agentes privados con fines eclesiásticos y además, España solicitó que a ninguna de sus colonias se le reconociere independencia alguna.

León XII, por esa época, designaría los primeros obispos para Colombia, que fueron los mismos presentados por la naciente república en una lista encabezada por Monseñor Fernando Caicedo y Florez, quien asumió como arzobispo de Bogotá.

El 14 de diciembre de 1835 la Sede Apostólica designó como Internuncio a Monseñor Gaetano Baluffi, quien estuvo en Colombia hasta 1842.

Años más tarde Monseñor Serafino Vannutelli, seguido de Monseñor Mario Mocceni, luego Monseñor Antonio Vico, sucedido por  Monseñor Francesco Ragonesi; después Monseñor Alberto Vassallo-Torregrossa, luego Monseñor Enrico Gasparri.

Después de un lustro de vacancia, el Santo Padre designó en 1925 a Monseñor Paolo Giobbe; le sucedería Monseñor Giuseppe Beltrami, posteriormente Monseñor Antonio Samoré, sucedido por Monseñor Paolo Bertoli. Luego Monseñor Giuseppe Paupini; Monseñor Ángelo Palmas; Monseñor Eduardo Martínez Somalo; Monseñor Ángelo Acerbi, Monseñor Paolo Romeo; Monseñor Beniamino Estella; Monseñor Aldo Cavalli y Monseñor Ettore Balestrero.

Monseñor Aldo Cavalli, hasta el 16 de febrero de 2013 ocupó la nunciatura en Colombia, habiendo sido ese día designado Nuncio en la República de Malta. El Papa Francisco lo reasignó antes de su posesión en Malta, como Nuncio Apostólico en Libia, por rescripto del sábado 13 de abril de 2013.

El nuevo Nuncio es Monseñor Ettore Balestrero, nacido en Génova el 21 de diciembre de 1966. Ordenado sacerdote en Roma el 18 de septiembre de 1993. Designado el 22 de febrero de 2013 por el Papa Benedicto XVI como Nuncio Apostólico en Colombia, y elevado a la dignidad de Arzobispo Titular de Victoriana, siendo consagrado episcopalmente el 27 de abril de 2013 por el Cardenal Tarcisio Bertone, Cardenal-Obispo de Frascati y Secretario de Estado de la Santa Sede. Le damos la bienvenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada