viernes, 9 de diciembre de 2016

El protector indígena de nuestros Derechos Humanos


El verdadero protagonista de la historia española en América fue el indígena, Diego de Torres y Moyachoque, nacido en Tunja en 1549; era de ascendencia española por parte de su padre, el adelantado Don Juan de Torres, pero, por línea materna era hijo de una princesa chibcha: Catalina de Moyachoque, hermana mayor del Cacique de Turmequé y tenía una formación básica propia de su condición. Heredó sin embargo el título de Cacique y, a la muerte de su padre, la Encomienda de Turmequé, así ostentaba las dos jefaturas, hispánica y chibcha del territorio de sus ancestros, hasta el enfrentamiento con su hermanastro español.
En los mismos días, la Corona, teniendo en cuenta los serios inconvenientes reportados por la distancia y las múltiples diferencias culturales, se promovieron algunas leyes que no obstante, buscaban identificarse con los indios y defenderlos, reconociendo en ellos una debilidad de origen, su degradación social y la insistencia de algunos españoles en repetir desafueros, a pesar de ser moralmente condenados, y desobedecer las instancias ordenadas por el Rey y el Consejo de Indias respecto a los indios. Las Leyes de Indias y los Cedularios son las fuentes disponibles más importantes para conocer el alcance de la política española en su esfuerzo por organizar a estas poblaciones en el contexto de la sociedad política americana. La idea consistía en tratar de conciliar mundos sociales y políticos enfrentados, pero al tiempo integrado en el propósito de encontrar un equilibrio definitivo apto para la vida en común de sus gentes.
El Cacique de Turmequé fue el primer cartógrafo colombiano, dibujó el mapa de las provincias de Tunja y Santa Fe; también el primer promotor de los Derechos Humanos, pues le propuso al rey Felipe II, viajando a España para ello, la creación de la figura del Protector General de los Indios, una institución que antecedió desde el siglo XVI la figura del defensor del pueblo.

Diego de Torres y Moyachoque murió en Madrid, reivindicando ante al Corona española los derechos de la raza que representaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada