lunes, 13 de febrero de 2012

Los Primitivos

Dentro de la Colección Bicentenario de Antioquia, la Editorial de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín acaba de reproducir un libro titulado “Los Primitivos”, del ilustre historiador Julio César García Valencia, quien fuera Director del Diario El Colombiano de 1920 a 1930, a propósito del Centenario de esa publicación; tres veces Rector de la Universidad de Antioquia y Fundador y Primer Rector de la Universidad La Gran Colombia. En síntesis: universitario, historiador y periodista, que dejó en muchos una huella imborrable y a quien muchísimos de los profesionales colombianos le deben su carrera, pues fue él quien en 1951 dio inicio a la educación superior universitaria nocturna en América Latina.
 
Como expresa el doctor Juan José García Posada en su presentación, “Este libro de julio César García se publicó en 1937 por la Universidad de Antioquia, de la cual fue Rector. Es una de las obras menos conocidas hoy en día del consagrado historiador y educador, aunque en su tiempo era lectura habitual programada en los establecimientos educativos. Es un texto elaborado con una metodología que facilita la tarea didáctica. Su base documental es amplia y confiable, pero no está recargado de citas innecesarias. La respetabilidad del autor, cualidad que destacan los que fueron sus discípulos y lectores, acredita por sí sola el libro y sus lecciones de prehistoria general y americana. El concepto clásico del magister dixit (el maestro lo dijo) ha sido la fuerza de legitimación de autoridad, en la filosofía y la historia y en las demás disciplinas humanísticas. Lo es en Los Primitivos.”

De gran importancia para cualquier persona son las tres partes en las cuales está dividido el libro: Prehistoria de Colombia, Prehistoria Americana y Prehistoria General, con el estudio de los aborígenes colombianos y sus principales grupos raciales, la alimentación, el vestido, la vivienda, los sepulcros, las principales actividades, las bellas artes, las vías de comunicación y medios de transporte, el comercio y la moneda, la organización social y familiar, la religión, las relaciones con las demás tribus y las ideas astronómicas y el modo de computar el tiempo, pues antes de la venida de Bochica el agua era el único meteoro regulador de la vida: Y sigue siéndolo, pues Chibchacún fue castigado por Bochica a llevar el mundo a cuestas, como Atlas, por haber inundado la sabana de Bogotá. La mitología se sobrepone al fenómeno de <La Niña>.

Al libro de García, se suman otros textos publicados por las Universidades EAFIT, Nacional de Medellín y UNAULA, como son las lecciones de fotografía de Melitón Rodríguez. Un buen esfuerzo de los académicos antioqueños para resaltar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada