sábado, 11 de mayo de 2013

Canonización de Santa Laura: Motivos para celebrar

Publicado en El Espectador el miércoles 8 de mayo de 2013.

El 12 de mayo será una fecha histórica para Colombia, no obstante que dicho día no necesariamente será el de la nueva santa colombiana, ya que la Congregación para las Causas de los Santos generalmente establece en el Decretum laudis pontificio, que el “dies natalis”, es decir, el día del nacimiento al cielo (fallecimiento) será el de la memoria de la nueva santa Madre Laura, es decir, el 21 de octubre, fecha que compartirá con Santa Úrsula y compañeras mártires, así como con San Bertoldo de Parma, Santa Cilina de Laon, San Hilarión, San Juan Thwing de Bridlington, San Malco, San Mauronto de Marsella, San Pedro Yu Tae-ch’l, San Severino de Burdeos, San Vendelino de Tréveris y los Beatos Luigi y María Beltrame y Pedro Capucci.

Celebramos también, que la santa antioqueña se dedicó a anunciar el Evangelio entre los pueblos indígenas que aún desconocían la fe en Cristo y fundó la Congregación de las Hermanas Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena y que Dios por su intercesión hizo un milagro en persona del médico Carlos Restrepo.

Un milagro se define precisamente como un hecho producido por una intervención especial de Dios, que escapa al orden de las causas naturales por Él establecidas y destinado a un fin espiritual, lo cual debe ser validado por un perito médico que debe estar presente en las sesiones de estudio de la causa y además debe preparar una relación que pueda ser tenida en cuenta durante el examen del supuesto milagro por la Congregación de las Causas de los Santos, que es la que valida esa manifestación sobrenatural.

Ha habido, y hay personas que niegan la autenticidad de los milagros basándose en que es imposible que puedan realizarse hechos en contra o por encima de las leyes naturales, pero, muchos somos testigos de milagros y favores que ocurren a diario y que no se dan por casualidad, sino por estar cerca de Dios, por tener una vida de piedad llena de fe y confianza y de abandono en el Señor; esos son motivos para celebrar, pues aunque uno sólo es el milagro que se lleva a la Santa Sede, la Madre Laura y muchos otros santos, actúan día a día, a veces sin que se lo pidamos, porque su vida generosa se asimila a ese versículo de San Mateo, 10, 7-8: “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada