miércoles, 15 de julio de 2015

Irán y la Santa Sede


El Santo Padre, tendiendo puentes para el dialogo ínter religioso, ha sorprendido con la política exterior vaticana, dirigida en su nombre por el antiguo Nuncio en Venezuela, Cardenal Pietro Parolín.

Luego de su fructífero viaje por América Latina, antesala del encuentro con los líderes cubano y estadounidense, programado para el mes de septiembre y en el cual se reafirmará la intercesión pontificia para el restablecimiento de relaciones diplomáticas en el último escollo de la guerra fría caribeña, Francisco ha sorprendido esta semana con algunas respuestas en la rueda de prensa de su viaje de regreso, dentro de las cuales estuvo el comprender el contexto del arte en el momento en que se produjo, esto para despejar las especulaciones y dudas con ocasión del regalo del crucifijo clavado en la cruz que le obsequio el presidente boliviano Evo Morales.

El resumen del viaje de Francisco, lo hace el mismo Santo Padre ante tres preguntas formuladas en el avión de regreso a Roma: ¿Qué mensaje ha querido dar a la Iglesia en América Latina en estos días? ¿Y qué papel puede jugar la Iglesia latinoamericana, como signo para el mundo?
Respuesta: ''La Iglesia de América Latina tiene una gran riqueza es una Iglesia joven… con una cierta frescura, incluso con cierta informalidad.. También cuenta con una teología rica, de investigación. He querido dar ánimos a esta joven Iglesia y creo que esta Iglesia puede darnos mucho. Digo algo que me impresionó mucho. En los tres países, a lo largo de las calles había padres y madres con niños… Nunca he visto tantos niños .. Es un pueblo - y la Iglesia es también así - que es una lección para nosotros, para Europa, donde la baja natalidad es preocupante y también las políticas para ayudar a las familias numerosas son pocas. Pienso en Francia que tiene una buena política para ayudar a las familias numerosas y ha llegado a más de dos por ciento, mientras otros están cerca de cero, aunque no todos... La riqueza de este pueblo y de esta Iglesia es que se trata de una Iglesia viva. Creo que tenemos que aprender de ellos porque de lo contrario, si no hay niños... Es lo que me preocupa tanto cuando hablo de descarte: se descarta a los niños, descartamos a los ancianos, con la falta de puestos de trabajo se descartan los jóvenes . Por eso, los pueblos nuevos, los pueblos jóvenes nos dan más fuerza. Para la Iglesia, yo diría que una Iglesia joven - con muchos problemas, porque tiene problemas? creo que el mensaje sea este: No hay que tener miedo de la juventud y la frescura de esta Iglesia. También puede ser una iglesia algo 'indisciplinada, pero con el tiempo se disciplinará y nos dará tantas cosas buenas''.

El lunes, sin haber siquiera desempacado maletas, el Director de la Oficina de Prensa, Padre Federico Lombardi S.I., ha referido al acuerdo nuclear con Irán, al decir: ''La Santa Sede considera positivo el acuerdo sobre el programa nuclear iraní. Se trata de un resultado importante de las negociaciones llevadas a cabo hasta la fecha, pero que requiere la continuación del esfuerzo y del compromiso de todos para que dé frutos. Se espera que dichos frutos no se limiten solo al ámbito del programa nuclear, sino que se extiendan a otros sectores''.

Ese acuerdo nuclear establece que el programa de enriquecimiento de uranio sea limitado y supervisado por un periodo de hasta 25 años, mientras que el 95 por ciento de uranio ya producido por Irán deberá ser diluido o enviado al exterior, seguido de unos "controles estrictos" de hasta un cuarto de siglo de todas las actividades nucleares iraníes por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Así, desde el 14 de julio se eliminaron las sanciones internacionales que pesaron sobre Irán, el cual, a cambio no podrá acceder a la bomba atómica.


Ante tales circunstancias, se previó darle como contrapartida levantar todas las sanciones económicas y diplomáticas impuestas a Irán por su programa nuclear y marca una nueva e importante etapa entre este país islámico y las naciones del Grupo P5 + 1, que reúne desde 2006 a la República Islámica de Irán con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia, incluido Alemania. Lo importante, es que el pronunciamiento del Vaticano, abre camino para que Francisco siga siendo la columna moral para creyentes y no creyentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada