lunes, 10 de octubre de 2016

DIÁLOGOS CON LA GUERRILLA DEL E.L.N. Por: Hernán Alejandro Olano García

Luego de casi seis meses del anuncio de la fase privada de diálogos con el ELN, se da a conocer la fase pública, que se enmarca dentro de seis principios: (i) la participación de la sociedad civil, lo cual no ocurrió plenamente desde el comienzo en los diálogos con las FARC-EP; (ii) Democracia para la Paz, con su reinserción civil, política y económica, con los ajustes que se le han hecho al Acuerdo Final y que será propicio renegociar; (iii) Transformaciones para la Paz, dentro de las cuales estará como protagonista la justicia transicional, toda vez que el ELN tiene 4984 casos judicializados por secuestros; (v) Seguridad para la paz y dejación de armas, lo cual significa que el ELN debe reconocer a sus víctimas y debe liberar a sus 30 secuestrados y, (vi)  Garantías para la participación política, que seguramente será similar a la de las FARC, con voceros en el Congreso durante el resto del actual período legislativo y, curules propias durante los dos cuatrienios siguientes.

Lo más importante es negociar con cese al fuego y hacer el tránsito a la política sin armas, efectuándose un diálogo que se ha desarrollado en Ecuador, Brasil, Chile, Cuba, Noruega y Venezuela, desde donde se da a conocer el inicio de la fase formal.

Lo más importante para negociar es realizar un cese del fuego verificable y cierto; evitar los paros armados y el accionar contra la sociedad civil; cesar los ataques contra la infraestructura, en especial la petrolera, liberar a los secuestrados e identificar un mando guerrillero de negociadores unificado, que por el ELN, en nombre de sus 1500 guerrilleros, han sido Nicolás Rodríguez, alias <Gabino>, Antonio García, Pablo Beltrán y la Comandante alias <Paula>, mientras que por el Gobierno Nacional han sido Frank Pearl, José Noé Ríos y Eduardo Herrera Verbel.

Aunque desde hace tiempo el ELN ha negado tener secuestrados, debe expresar claramente cuántos tiene, así como reconocer qué territorios ha minado para que la paz con ellos no sea una paz armada.

Como se recordará, el ELN comenzó con la Brigada José Antonio Galán, integrada por personas de la Federación Universitaria Nacional – FUN y de la Unión Camilista-UC Fabio Vásquez Castaño, Manuel Vásquez, José Ayala y Heliodoto Ochoa.

Antes de implantarse su proyecto revolucionario, éste comenzó en Miraflores, Boyacá y siguió a San Vicente de Chucurí, Santander, pasó luego al viejo Caldas y San Pablo en el Sur de Bolívar, los llanos orientales y el Tolima.

Luego, con la huelga petrolífera de 1963 se da la unión obrero campesina, cuyos principios eran los de superar la lucha entre los liberales y conservadores, (pues según ellos, los campesinos eran los mismos pobres) y, operar en forma clandestina su actividad revolucionaria “antiimperialista”.

En la vereda “La Fortuna” de Guepsa, límites de Boyacá y Santander partió lo que ellos denominan su primera marcha “Cerro de los Andes”, que apoyaba al Movimiento Revolucionario Liberal – MRL liderado por Alfonso López Michelsen. Según alias <Gabino>, López traicionó los principios del MRL, no obstante que López Puramejo, padre del anterior ya en los años 30 del siglo XX había hecho parte del movimiento <Bolchevique>, que tuvo también gran eco junto con la huelga de las bananeras de 1928, y otras manifestaciones que alentaron la actividad revolucionaria, tanto en Barrancabermeja como en San Vicente de Chucurí.

Sin embargo, llegados a Santa Helena del Opón, estos “muchachos” aparecerían como fundadores “modernos” del ELN: Salvador Afanador <Silverio>; Salvador Leal <Saúl>; Domingo Leal <Delio>; Jorge González <José>; Pablo Emilio González <Guillermo>; Paula González <La mona Mariela> (primera mujer del ELN); Luis José Solano <Leonardo>; Salomón Amado Rojas <Segundo>; Pedro Rodríguez <Policarpo>; Ciro Silva <Conrado>; Pedro Gordillo <Parmeniop>; Hernán Moreno <Pedro David>; Avelino Bautista <Abelardo>;  Nicolás Rodríguez Bautista, alias <Norberto> o <Gabino>; Manuel Muñoz <Miguel> y, Jacinto Bermúdez <Juan>, los dos últimos fueron los primeros presos en isla Gorgona.

La mamá de <Gabino> también fue activista y simpatizante, pues era la encargada de confeccionar uniformes, hamacas y brazaletes y, el padre de <Gabino> les enviaba mercado.

El ELN comenzó a entrenarse con fusiles de palo con el Manual de Táctica Guerrillera, traído de Cuba y el libro del <Ché> Guevara “Guerra de Guerrillas” y, con base en esos textos organizaron su reglamentación.

A finales de 1964 hubo una escalada guerrillera contra los Centros Colombo Americanos de Bogotá y de Bucaramanga y llegó Víctor Medina Morón como segundo al mando de esa organización insurgente.

A comienzos de 1965 partió a Cuba un grupo para entrenarse, pero los cubanos se aburrieron de ellos por su indisciplina, e incluso uno de los del ELN se asiló en la Embajada Norteamericana.

Lo que ellos denominan su primera “Gran Acción” fue el 7 de enero de 1965, la toma de Simacota, Santander. Allí se hicieron a cinco fusiles de 7mm, algunos revólveres, la escopeta del alcalde, unas mulas, enlatados, medicamentos y 50 mil pesos de la Caja Agraria.

Luegfo expidieron el “Manifiesto de Simacota” que constaba de tres puntos: (i) Unidad de los liberales y los conservadores del pueblo; (ii) Lucha contra el continuismo político; (iii) el camino guerrillero de la lucha popular, etc.

A mediados de 1965 Camilo Torres Restrepo que busca desarrollar un movimiento político de masas, junto con Hermidas Ruiz, el primer médico guerrillero, se unen al ELN.

Más tarde vendrán deserciuones y fusilamientos de acuerdo con el código guerrillero y, en la acción de “El Patio de CDemento”, San Vicente de Chucurí, pierde la vida el sacerdote Camilo Torres, en cuya memoria nace en 1967 el “Frente Camilo Torres”.

En 1969 comienzan los secuestros en el ELN, que ellos denominan “Retenciones con fines económicos”. Luego, a comienzos de los años 70 se incorporan tres sacerdotes españoles, con una visión revolucionaria y extremadamente sanguinaria: Manuel Pérez <El Cura>, Domingo Laín y José Antonio Jiménez Comín.

Se produce en esos años una crisis en el ELN y se desarrolla la Asamblea de Anacoreto en Anorí, Antioquia. Eso lleva a que en 1974 el ELN se divida en tres grupos.

En 1975 se incorporaron células urbanas del magisterio bogotano, surgiendo también contradicciones con la denominada facción de los “históricos” que eran rurales. Luego, en 1978, el ELN llega a tener tan sólo treinta integrantes, pero se aprovechan, entre otros de los alcances del Paro Cívico Nacional del 27 de febrero de 1977 (“El Febrerazo”), lo cual les permite “reencaucharse” en la Comisión Coordinadora Nacional – CCN, el Frente Camilo Torres, el Frente Central y, el Frente José Lozano Sepúlveda.

En 1979 la mayor parte del Grupo se traslada a Córdoba con el comandante Francisco Caraballo del EPL y comparten las experiencias del Comité Ejecutivo Central de esa organización guerrillera que se desmovilizó en 1991 y tuvo dos delegatarios en la Asamblea Nacional Constituyente.

En abril de 1982 volverían a reunirse los tres frentes y, en octubre de 1983 conformarían la denominada Dirección Nacional. Ya existían los frentes Camilo Torres, José Antonio Galán, Domingo Laín, en Boyacá y, Luis Carlos Cárdenas, en el Valle.

Ese año secuestran al doctor Jaime Betancur Cuartas, no sólo por ser hermano del Presidente de la República, sino porque según el ELN era un “representante de la oligarquía”. Entre 1983 y 1986, el ELN creció en un 500% y se amplía a los frentes Manuel Vásquez, en Huila y Cauca; Efraín Pabón, en Santander; Armando Cacua, en la frontera venezolana; José Manuel Martínez Quiroz, en el Cesar; Luis Fernando Giraldo Builes, en Antioquia; Compañero Tomás, Héroes de Anorí y Compañía Anorí, en Antioquia; José Solano Sepúlveda, en el Sur de Bolívar y, los frentes Capitán Parmenio, Martha Elena Barón y Diego Duque.

Posteriormente, el en suroeste de Antioquia el frente Ché Guevara; en el oriente antioqueño el Carlos Alirio Buitrago; en Sucre el Jaime Bateman Cayón y, en el Urabá el Manuel Hernández.

En junio de 1987 se fusionó el ELN con el Movimiento MIR-Patria Libre y se dio origen a la Unión Camilista Ejército de Liberación Nacional UC-ELN, que reafirmaron en un congreso guerrillero en 1989.

Para 1992, al Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar realizó diálogos con el Gobierno Nacional en Tlaxcala, México y desde 1993 se nombró como vocero público a Francisco Galán.

En 1998 se realiozaron las reuniones del Gobierno con el ELN en Maguncia, Alemania y se firmó el Acuerdo “Puerta del Cielo”, así, el gobierno de Andrés Pastrana les otorgó status político. Más adelante, en 2001, Gobierno y ELN firmaron la “Declaración de La Habana” y en 2005 se estableció la mesa de diálogo Gobierno-ELN; en 2007 se firmó la base de un Acuerdo de Paz y, sólo diez años después, estamos a la expectativa del cese bilateral y al firma con el ELN de una paz estable y duradera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada