miércoles, 15 de marzo de 2017

Más leyes inútiles en Colombia

El 30% de las normas que se producen en el Congreso durante un año son leyes inútiles, advierte informe

-       Según el Director del Departamento de Historia y Estudios Socio Culturales de la Universidad de La Sabana, Hernán Olano, cerca de 100 leyes de honores fueron aprobadas por el legislativo entre los años 2010 y 2016.

-       A pesar que estas leyes se consideran menos lesivas o importantes son, por regla general, las que más compromiso económico exigen, a razón que obligan a realizar publicaciones, cuadros o monumentos a la nación que consumen miles de millones de pesos del erario público. 

-       El informe también revela las 10 leyes inútiles, obsoletas o que simplemente los ciudadanos se pasan por la faja pero que, irónicamente, siguen vigentes. 

-       Entre ellas: la ley que comprende días compensatorios a los empleados oficiales pese a su alto nivel de ausentismo; la norma que impide la importación de ciudadanos chinos a Colombia para cualquier tipo de trabajo; o la ley que prohíbe la mendicidad, desconociendo que, solo en Bogotá, hay más de 9.600 personas en esta condición. ¿Son ilegales?

Campus, 15 de marzo de 2017. Según un reciente informe realizado por el abogado constitucionalista Hernán Olano, director del Departamento de Historia y Estudios Socio Culturales de la Universidad de La Sabana, el 30% de las normas que se producen en el Congreso de la República durante un año son leyes inútiles y sin mayor importancia, por lo menos de orden o trascendencia nacional.

Olano se refiere, especialmente, a las cerca de 100 leyes de honores que, según el informe, fueron aprobadas entre 2010 y 2016 y que, entre otras, a pesar de que se consideran las menos lesivas o importantes son, por regla general, las que más compromiso económico tienen a razón de que obligan a realizar obras, publicaciones, cuadros o monumentos que consumen miles de millones de pesos de los recursos de la nación o el erario público.

“La aprobación del legislativo de cerca de estas 100 leyes se debe, en parte, a que existe el problema de medir a los congresistas por el número de proyectos de ley presentados y la cantidad de iniciativas aprobadas, así estás no tengan ninguna importancia o trascendencia. Este es resultado de medir al Congreso por números y no por eficacia, situación absurda”, afirma Olano. 

Ni que decir de las leyes inútiles u obsoletas que todavía están vigentes en Colombia y que el informe menciona.

De las más de 1830 leyes expedidas desde 1992, sobre las cuales no ha existido un control acerca de lo que se conocía antes como el prontuario de la legislación para saber qué estaba vigente o derogado y que había sido declarado inexequible por la Corte Institucional, se tiene que sumar más de 130 normas por año que se expidieron desde 1886 hasta 1990. “Otras mil leyes podrían estar en contradicción con las disposiciones actualmente vigentes. Cosa más absurda”, señala el experto. 

Entre algunas de estas leyes que actualmente están vigentes y que fueron sancionadas en el siglo pasado –conductas que seguramente castigaba la ley en ese entonces pero que ya no existen, no son percibidas como algo ilegal o simplemente los ciudadanos nos las pasamos por la faja–, se encuentran: 

1.    Ley 72 de 2008, sobre los estímulos electorales, que comprende los días compensatorios a los empleados oficiales, pues realmente el índice de abstención es tan alto que muchas personas no utilizan ese tiempo. Se calcula, según informes de prensa, que al día el ausentismo en el Congreso supera el 30%. Solo por dar un ejemplo. 

2.    Ley 62 de 1887, que impide la importación de ciudadanos chinos a Colombia para cualquier trabajo en el territorio nacional sin perjuicio de lo que se haya sido estipulado con determinadas compañías u empresas antes de la expedición de la presente ley. ¿Entonces no pueden trabajar ciudadanos chinos en Colombia?  

3.    Lay 88 de 1923, que prohíbe la venta de las bebidas alcohólicas a los menores de edad e impone sanciones a quienes comercialicen todo tipo de trago a los enajenados, ebrios o a personas que usualmente abusan del alcohol y que se afectan notoriamente con su consumo. Si se cumpliera esta ley, bajaría sustancialmente el nivel de alcoholismo entre los adolescentes.

4.    Ley 1335 de 2009, que prohíbe la venta de cigarrillos al menudeo. Actualmente en cualquier esquina de las principales ciudades del país se consigue quién venda uno o dos cigarrillos sueltos. Es decir, no hay nada más laxo que esta norma.

5.    Código de Régimen Político y Municipal de 1914, el cual sostiene que los decretos o actos que expida el Alcalde de turno deberán ser comunicados a bando, es decir, a través de un trompetero y un timbalero. Nada más arcaico y ridículo pero que aún está vigente y obvio no se cumple.  

6.    Ley 11 de 1920, que prohíbe la venta de jeringas y agujas sin formula médica. Actualmente y especialmente en los barrios de estrato medio o bajos, se consigue en droguerías este tipo de materiales sin ninguna prescripción médica. Al día, una farmacia, vende entre 50 y 100 jeringas sin formula. 

7.    Ley 32 de 1980, que se prohíbe la comercialización de sal de la Guajira en la Costa Atlántica, salvo que se tenga un permiso de la aduana de Riohacha. Esta norma luego trascendió a la venta de licores, cigarrillos, gasolina, electrodomésticos, en fin, todo el comercio que hoy se vende a través del contrabando. 

8.    Desde 1918, por medio de un decreto, fue prohibida la mendicidad en Bogotá. Hoy en día hay más de 9.614 personas que viven en las calles de la ciudad y viven en esta condición. Entonces ¿Son ilegales?

9.    Artículo 21 de la ley 119, que establece que el Estado debe enviar tres estudiantes al exterior para estudiar silvicultura, la disciplina de las selvas. Sin palabras.

10. El Código Civil de 1887, en su artículo 696, que señala lo siguiente: “Las abejas que huyen de la colmena y posan en árbol que no sea del dueño de ésta, vuelven a su libertad natural y cualquiera puede apoderarse de ellas y de los panales fabricados por ellas”.

Otras leyes inútiles que no se han hecho realidad pero que han suscitado innumerables debates y cantidad de tiempo invertido de parte del “honorable” legislativo colombiano, son: el Proyecto de Ley que prohibía las tareas escolares y las reformas al escudo nacional sustituyendo al cóndor por un gallinazo y retirando el istmo de Panamá.

“Mientras que una ley de igual o superior jerarquía no diga o aclare que estas polémicas y obsoletas normas se encuentran derogadas, estas leyes seguirán vigentes y harán parte, gústenos o no, de nuestro ordenamiento”, advierte Olano.

A modo de ejemplo y para rescatar, en algo, la imagen del Congreso, el experto resalta que el pasado 14 de marzo, la Corte Constitucional declaró inexequible una ley de 1890, que afirmaba que estaba bien referirse como “salvajes” a los indígenas.  

Para mayor información, comuníquese con Felipe Ortegón, jefe de Comunicación Externa de la Universidad de La Sabana, al 3212406038 o el email: Felipe.ortegon@unisabana.edu.co

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada